La plegaria de las siete ramas

Tomo una dirección segura, hasta mi estado puro, en los budas, en el Darma y en la asamblea suprema. Que por la fuerza positiva de la práctica del dar etcétera, pueda actualizar la budeidad para ayudar a aquellos que sufren.

Que la superficie de la tierra en todas las direcciones sea pura, sin un guijarro siquiera, tan suave como la palma de la mano de un niño, pulida naturalmente, como una gema preciosa.

Que los objetos de ofrendas divinos y humanostanto presentados como imaginados como las incomparables nubes de ofrendas de Samantabadra, llenen completamente la esfera del espacio.

(1) Me postro ante todos los budas que han bendecido los tres tiempos, ante el Darma y la asamblea suprema, me inclino con cuerpos tan numerosos como todos los átomos del mundo.

(2) Tal como Manjushri y otros han hecho ofrendas al Triunfante, de la misma forma hago ofrendas a ustedes, quienes han ido asi, nuestros guardianes y a sus herederos espirituales.

(3) Desde el samsara sin principio, en esta y en otras vidas, he cometido actos destructivos inconcientemente, o he causado a otros a hacer lo mismo, desconcertado por la confusión de la ingenuidad. He llegado a regocijarme en todo ello. Observando estos errores, abiertamente los confieso a ustedes, nuestros guardianes, desde lo profundo de mi corazón.

(4) Con felicidad, me regocijo ante el océano de fuerza positiva de la bodichita en desarrollo, deseando traer alegría a todos los seres limitados y trabajando en beneficio de todos.

(5) Con las manos juntas, pido a los budas de todas las direcciones que enciendan la lámpara del Darma para todos aquellos que vagan en la oscuridad del sufrimiento.

(6) A los Triunfantes, deseando ir más allá de la tristeza, les suplico con las manos juntas: estos seres vagan ciegamente sin nadie quien los guíe; por favor vivan por incontables eones.

(7) Que por la fuerza positiva acumulada por todo lo que he hecho de esta manera, que todos los sufrimientos de cada ser limitado, desaparezcan.

Que al dirigir y ofrecer a las tierras búdicas esta base, ungida con aguas perfumadas, adornada con flores, y embellecida con el Monte Meru, las cuatro tierras, el sol y la luna; todos los que sufren sean conducidos a tierras puras.
Om idam guru ratna mandala-kam nir-yatayami.
A ustedes preciosos gurus ofrezco este mandala.