Los Tres Giros de la Rueda del Darma

Hay muchas formas de clasificar las enseñanzas del Buda. Uno de los esquemas más conocidos es el de “los tres giros de la rueda del Darma” o “las tres rondas de transmisión del Darma”. Cada ronda fue enseñada en un lugar y un tiempo diferente durante la vida del Buda, aunque algunos eruditos tardíos, tales como Tsongkapa, diferencian las tres de acuerdo a su contenido y no simplemente de acuerdo a su orden cronológico.

La Primera Ronda de Transmisión

La primera ronda de transmisión ocurrió en el Parque de los Venados en Sarnath. El Buda fue allí con sus cinco compañeros inmediatamente después de alcanzar la iluminación, y les dio su primera enseñanza. En ella, expuso la estructura básica de su comprensión profunda: las Cuatro Verdades Nobles. Estas cuatro son los sufrimientos verdaderos, su causa verdadera, su detención o cesación verdadera, y el camino verdadero o el camino mental verdadero que conduce a su cesación verdadera y que resulta de ello.

La palabra “noble” es una traducción de la palabra “arya”, de la cual se derivan también los términos “ario” e “irán”. Los arios fueron una tribu indoeuropea de Asia Central que había conquistado la India unos 2,000 años antes de la era común, y se habían proclamado superiores a la cultura y a los nativos locales.

Un arya, dentro de las enseñanzas budistas, es un ser con alto grado de realización, alguien que ha tenido una cognición no conceptual de estas cuatro verdades. Las cuatro verdades nobles, entonces, son cuatro hechos que un arya ve no conceptualmente como verdaderos, aunque la gente ordinaria y los seguidores de otros sistemas filosóficos indios del tiempo no los vean como verdaderos en absoluto.

Es interesante que el Buda haya utilizado el término arya, connotando un miembro de la nobleza, y aun así haya abolido el sistema de castas y el sistema de estructuras jerárquicas dentro de la comunidad monástica que él fundó. Sin embargo, ser un arya budista no estaba basado en el nacimiento, clan o raza, dotando a alguien de algún poder político o algún estatus económico; más bien, estaba basado en el logro espiritual. Por lo tanto, de acuerdo con la mentalidad de la sociedad en la que vivió, el Buda utilizó este término para indicar que, aquellos que habían realizado la verdad de estos hechos, se elevaban por encima de las masas, en el sentido de que se habían liberado a sí mismos, para siempre, de algún nivel de sufrimiento.

Además, el venado es notado como un animal gentil y pacífico. Al enseñar en un Parque de Venados, el Buda simbólicamente indicó que entender sus enseñanzas trae consigo un estado pacífico, libre de sufrimiento.

La Segunda Ronda de Transmisión

El Buda dio la segunda ronda de transmisión de sus enseñanzas en el Pico del Buitre, en el reino de Magadha, justo afuera de la capital, Rajagaha. Esto ocurrió en un punto particularmente difícil de su vida. La guerra estaba arrasando su tierra natal, Sakya; y en Magadha, el príncipe heredero había metido a su padre en prisión, usurpado el trono y matado de hambre a su padre. Este también fue el tiempo cuando Devadatta, el primo del Buda, estaba intentando matarlo y crear un cisma en la comunidad monástica budista. Además, cuando el Buda iba camino a Magadha, fue denunciado y desacreditado en Vajji y, por lo tanto, se fue a vivir en las cuevas del Pico del Buitre.

La segunda ronda aborda principalmente lo que se conoce como los Sutras del Prajñaparamita, Los Sutras de la Perfección de la Sabiduría. Estos abordan el tema de la vacuidad – el vacío – y las etapas para obtener el darse cuenta que discrimina de este. La vacuidad es la total ausencia de formas imposibles de existencia, tales como una existencia concreta e independiente. Aunque todo pueda aparecer como autoestableido, independiente de causas y condiciones, esta proyección de fantasía no corresponde a la realidad. Para obtener la liberación y la iluminación, necesitamos discriminar correctamente entre fantasía y realidad. Necesitamos la cognición no conceptual de la vacuidad.

La enseñanza de este tópico tiene mucho sentido en el contexto de ese momento en la vida del Buda. Tantas cosas terribles estaban ocurriéndole a él, personalmente, y al mundo a su alrededor, que su orden monástica necesitaba un método para comprender y lidiar con el shock y el horror de todo aquello. El entendimiento de la vacuidad fue para ayudarlos a deconstruir esta situación difícil y entender que las tragedias de la guerra y demás no existían como monstruos sólidos, sino que surgían en dependencia de numerosas causas y condiciones. Si revisamos la segunda ronda de transmisión bajo esta luz, entonces, el hecho de que el Buda haya enseñado la vacuidad en este punto de su vida, tiene mucho sentido.

La Tercera Ronda de Transmisión

La tercera ronda de transmisión ocurrió en Vesali, en la capital de la república de Vajji. El Buda pasó por Vajji unas cuantas veces en su camino de ida y vuelta entre Kosala y Magadha, y fue en este lugar en donde él finalmente estuvo de acuerdo con iniciar la orden monástica de monjas. Vajji era una república pobre, así que es significativo que la orden monástica de monjas comenzara en un ambiente igualitario, un lugar en donde la orden elitista y conservadora de los brahmanes no era tan fuerte.

Hay dos maneras de delinear el contenido de esta tercera ronda de enseñanzas. De acuerdo a una de ellas, la tercera ronda se refiere principalmente a las enseñanzas de la escuela Chitamatra o Solo Mente del Mahayana. El punto filosófico principal de esta escuela era que el contenido de nuestra percepción y los factores mentales con los cuales percibimos, no provienen de fuentes distintas. Todos provienen de la misma fuente natal – una semilla kármica o una tendencia en la conciencia base. Debido a esto, solo podemos establecer la existencia de cualquier cosa en relación con la mente que esté pensando sobre eso, o lo esté viendo o describiendo, etc. Así, cuando dos personas están observando algo, por ejemplo, a algún miembro de la recién establecida comunidad de monjas, no hay un común denominador, una persona objetiva a la que ambas estén observando. La forma en que la monja aparece ante cada persona surge de la tendencia kármica en la mente del observador. Por lo tanto, si alguien ve ser una monja como algo inapropiado para una mujer, esa no es la realidad objetiva, sino solo el punto de vista subjetivo de la persona.

De acuerdo con la segunda forma de definir el contenido de la tercera ronda, el Buda ahora enseñó sobre la naturaleza búdica, los factores innatos que todos tienen y que les permitirán convertirse en budas iluminados. Debido a la naturaleza búdica, todos los seres son iguales, y esto incluye tanto a hombres como a mujeres. Enseñar sobre la naturaleza búdica sería de gran ayuda para que los miembros masculinos de su orden monástica aceptaran la nueva institución de monjas, y también alentaría a las monjas a esforzarse por la iluminación. Es significativo, entonces, que el Buda haya enseñado este tópico en Vajji, un estado igualitario, en donde había mayores probabilidades de que tuviera sentido para el público. Además, sería útil para que todos se dieran cuenta de que, a pesar de los conflictos y guerras que había, la naturaleza básica de la mente de todos es pura – incluyendo la mente de nuestros enemigos.

Resumen

El Buda enseñó habilidosamente diferentes temas y en diversas maneras, en diferentes momentos de su vida. Él diseñó sus enseñanzas y escogió los temas para que se adaptaran al lugar y momento, y para satisfacer las necesidades de su audiencia al lidiar con ella. De este modo, el Buda realmente fue un maestro de los medios hábiles.

Top