Responsabilidad social y protección del medioambiente

El tema de esta mesa redonda es realizar una comparación entre los enfoques que tienen las religiones teístas y no teístas en lo que respecta a enseñar la ética a sus seguidores, como la base para asumir una responsabilidad social por el bien común en general y, en especial, por la protección medioambiental.


Video: El 14º Dalai Lama — “Cuidar nuestro medio ambiente global”
Para activar los subtítulos, por favor selecciona el ícono “Subtítulos” que está en la esquina inferior derecha de la pantalla. Para cambiar el idioma, por favor selecciona el ícono “Configuración”, después selecciona “Subtítulos" y elige el idioma de tu preferencia. 

El budismo

  • El énfasis está en entender la realidad y, sobre esta base, la compasión por todos los seres vivos.
  • La realidad es que el medioambiente y los seres que lo habitan no existen independientemente entre ellos. Son interdependientes.
  • Nuestra propia supervivencia depende de la supervivencia del medioambiente.
  • El estado del medioambiente afecta a todos los seres del planeta, puesto que todos los ecosistemas del planeta interactúan unos con otros para formar un ecosistema global.
  • Así como queremos tener una vida saludable y sostenible para nosotros y nuestras familias, también la quieren todas las demás personas del planeta.
  • Así como deseamos estar libres de desastres naturales, también lo desean todos los demás. En este sentido somos iguales.
  • Tales pensamientos y comprensión son la base para desarrollar una compasión universal y para asumir responsabilidades por el cuidado del medioambiente en nuestro comportamiento personal.
  • Los pasos que cada uno de nosotros toma para proteger el medioambiente contribuye a mejorar el estado del medioambiente en general.

El Antiguo Testamento

  • Dios creó el medioambiente y todos los seres que lo habitan.
  • Según el Éxodo c. 23, v. 10-12, Dios permite a la humanidad sembrar la tierra y recolectar lo que produce durante seis años seguidos. Pero en cada séptimo año, Dios manda a las personas no tocar los campos, para que los pobres puedan recoger y comer lo que crece salvajemente; y lo que sobra pueda ser comido por la vida silvestre de los campos. Esto indica no abusar de la tierra por codicia y sobreproducción, así como cuidar la vida silvestre.
  • Dios también permite a la humanidad trabajar durante seis días, pero en el séptimo deben descansar para que sus bueyes y burros también puedan descansar. Esto evidencia el ser bondadosos y tener consideración hacia todos los animales, dándoles los mismos derechos que tenemos los humanos de tener una vida saludable.

El Quran

  • Dios creó todas las cosas de la tierra y los cielos, incluyendo a todos los animales, como un regalo para uso humano. Dios creó a la humanidad para que pudiera venerarlo mediante rendir un servicio excelente a todas las criaturas de la obra de Dios.
  • De acuerdo con el Quran 50:7-8, al considerar a las creaciones de Dios, uno debe recordar a Dios, quien las creó en su bondad, grandeza y misericordia.
  • Entonces, proteger el medioambiente y trabajar por el bien común son formas de rendir un servicio a las creaciones de Dios y, por lo tanto, son formas de venerar a Dios.

Mengzi (Mencio)

  • En una charla con el rey Hui de Liang (梁惠王), Mengzi le aconseja que, si se respetan los tiempos adecuados para arar, las personas tendrán más que suficiente para comer. Si las redes de malla cerrada no se utilizan en lagos y estanques, las personas tendrán peces y tortugas más que suficientes para comer. Si las hachas y los machetes se usan en los bosques de montaña sólo en los momentos adecuados, las personas tendrán madera más que suficiente para ser usada. Si se toman todas estas medidas, entonces serás un rey competente.
  • Mengzi también advirtió al rey sobre sus políticas desastrosas: “tus perros y cerdos se están comiendo la comida que podría comerse las personas mientras no ordenes restricciones; mientras tanto, las personas se mueren de hambre en las calles en tanto tú no les suministras grano”. Podemos extender esta advertencia al uso desenfrenado de la tierra para cultivar alimentos para animales, cuya carne será consumida por personas ricas, mientras que muchas personas en el mundo se mueren de hambre.

Con este breve resumen, podemos ver que, tanto las religiones teístas como las no teístas, proporcionan una base ética común para asumir la responsabilidad social por la protección del medioambiente. Aunque las creencias teológicas y filosóficas detrás de esta base difieren, el objetivo y el resultado son los mismos.

Top