¿Qué es la Sangha?

La palabra “Sangha” es un término sánscrito que significa “comunidad” y que se utiliza principalmente para referirse a los seguidores ordenados del Buda, que son conocidos como bikshus y bikshunis, o monjes y monjas. Hoy en día, como el budismo se ha extendido a lo largo del mundo occidental, se ha vuelto muy común decir que la comunidad budista como un todo, o incluso pequeños grupos de seguidores laicos en un centro de Dharma, conforman una sangha.
What is sangha 1

Orígenes de la Sangha

Después de que el Buda alcanzó la iluminación, el Sutra de la rueda del Dharma o Sutra Dharmachakrapravartana nos dice que dio su primera enseñanza, sobre las cuatro verdades nobles, a cinco antiguos amigos junto a quienes había practicado el ascetismo durante muchos años. Durante esta enseñanza, los cinco ascéticos se convirtieron en sus discípulos y, entre ellos, Kaundinya alcanzó el estado de un arhat, un ser liberado. Unos cuantos días después, mientras enseñaba sobre la vacuidad del yo o cómo el yo no puede existir de formas imposibles, todos los demás ascéticos también alcanzaron la iluminación. Así, estos cinco discípulos se convirtieron en los primeros miembros de la Sangha, o los primeros monjes budistas.

Luego, el Buda pasó el resto de su vida – alrededor de 45 años en total – difundiendo las enseñanzas del Dharma que había descubierto, mientras que sus discípulos también viajaban a pueblos y aldeas a través de las llanuras del norte de la India para difundir el mensaje del Buda. Rápidamente, el Buda atrajo muchos seguidores que pertenecían a todos los espectros sociales: otros maestros espirituales, reyes y reinas, granjeros y carniceros, etc. Mientras que la mayoría de los discípulos no querían renunciar a la vida mundana, aquellos que deseaban dejar la vida laica y unirse a la Sangha eran bienvenidos. Los discípulos laicos que siguieron trabajando y que contrajeron matrimonio, apoyaron a la Sangha con comida y ropa. 

A lo largo del tiempo, conforme más y más personas se unieron formalmente al Buda, se volvió necesario crear reglas que fueran cumplidas por los discípulos con el fin de crear una comunidad espiritual armoniosa. Las reglas fueron formuladas conforme se necesitaban y a través de prueba y error, en respuesta a incidentes con resultados indeseables que ocurrían dentro de la Sangha. Al final de la vida del Buda, había cientos de reglas para monjes y monjas.

Ordenación para mujeres

Al inicio, el Buda solamente admitía hombres en la orden budista. Cinco años después del establecimiento de la orden de monjes, la tía del Buda, Mahaprajapati Gautami, le solicitó al Buda que la ordenara como monja, pero él se rehusó. Aun así, Mahaprajapati estaba convencida y decidió, junto con otras 500 mujeres, afeitar su cabeza, vestir hábitos amarillos y seguir al Buda. 

Mahaprajapati hizo dos solicitudes más al Buda, y cada vez el Buda se rehusó a ordenarlas. En la cuarta ocasión, el primo del Buda, Ananda, intercedió a su favor, preguntando si las mujeres tenían la misma capacidad que los hombres para avanzar a lo largo del camino espiritual y alcanzar la iluminación, a lo que el Buda respondió afirmativamente. Ananda entonces sugirió que sería bueno que las mujeres se convirtieran en monjas, a lo que el Buda accedió y permitió la ordenación de las discípulas. 

La Sangha convencional y la Sangha Arya 

Por lo general, el término Sangha es usado para referirse a estos dos grupos de bikshus y bikshunis, las monjas y monjes que siguen las enseñanzas del Buda. El término bikshu en realidad significa “mendigo”, y se usaba porque se suponía que la comunidad ordenada debía renunciar a la mayoría de los bienes materiales y deambular de lugar en lugar, dependiendo de que las demás personas les dieran comida. Se requiere un mínimo de cuatro monjes o monjas novicios o plenamente ordenados, cualquiera que sea su nivel de conciencia de realización, para formar una Sangha. A esto lo llamamos la Sangha convencional. También está la Sangha arya, que se refiere a individuos, ordenados o no, que realmente han alcanzado las realizaciones del camino del Dharma. 

Es importante hacer una distinción entre la Sangha convencional y la Sangha arya. Si bien hay muchos monjes y monjas ordinarios excelentes, también puede haber aquellos que están tan emocionalmente perturbados como nosotros – y eso podría hacer que nos preguntemos por qué deberíamos tomar refugio en ellos. Por lo tanto, como una de las Tres Joyas, la Sangha arya es la verdadera joya en la que tomamos refugio. Son quienes genuinamente nos pueden ayudar a ir en la dirección correcta. 

Cualidades de la Sangha

Entonces, ¿qué tipo de cualidades tiene la Sangha que queremos desarrollar en nosotros mismos?

  1. Cuando enseñan, no solo repiten lo que han aprendido de los libros. Hablan desde su propia experiencia auténtica – y eso es realmente muy inspirador.
  2. Su único deseo es ayudar a los demás, y ellos practican lo que predican. Piensen en un fumador que nos regaña sobre los daños de fumar, realmente nos preguntaríamos por qué tendríamos que seguir su consejo, ¿no es cierto? Por esa razón, la Sangha siempre es sincera en lo que hace, de tal forma que en verdad podamos confiar en ella.
  3. Cuando pasamos tiempo con malas compañías, a menudo ni siquiera nos damos cuenta cuánto se nos pegan sus malas cualidades. De manera similar, si pasamos el rato con buenos amigos, sin tener que hacer mucho esfuerzo, rápidamente obtenemos buenas cualidades. Así, la Sangha tiene una muy buena influencia sobre nosotros para mejorar nuestra práctica del Dharma. 

La importancia de la Sangha

El Buda murió hace alrededor de 2,500 años, dejando atrás sus enseñanzas – el Dharma – para que las practiquemos. Y de esto es de lo que se trata el budismo. Pero para que podamos practicar bien necesitamos ejemplos confiables, que nos ayuden y nos guíen personas que realmente hayan aprendido, estudiado y practicado las enseñanzas del Buda y hayan alcanzado algunas de sus metas. La comunidad de tales personas es la Sangha. 

Hoy en día, a menudo vemos a las celebridades como nuestros modelos a seguir: actores y actrices, modelos, cantantes y deportistas. Pero estas personas tienen sus propios problemas, ¿cierto? ¡Sabemos que en su vida privada por lo general son un desastre! No solo eso, sino que, cuando nos obsesionamos con las celebridades y con sus vidas, eso usualmente nos conduce a chismear con nuestros amigos y aferrarnos más de lo habitual a los apegos materiales; estas actividades realmente no nos traen ningún beneficio o felicidad a nosotros ni a los demás. La Sangha, por otro lado, son personas que ya se han liberado de cierto nivel de problemas – ¡lo cual es genial! – y están trabajando para deshacerse del resto. ¿Acaso no tiene sentido seguir su ejemplo si queremos deshacernos de nuestros propios problemas también? 

Es enteramente gracias a la Sangha que hoy en día, en nuestro mundo moderno, las enseñanzas del Buda maravillosamente preservadas pasan de generación en generación. La Sangha nos inspira a ver más allá de nuestros problemas inmediatos y ver que hay un camino que nos saca completamente del sufrimiento. Y no solo nos inspira, nos guía, nos anima en cada paso del camino. Esta es la razón por la que algunas veces se dice que sin la Sangha no hay budismo.  

Resumen

¿Cómo podemos elegir un buen modelo a seguir en la vida? Aunque quizás no conozcamos a un miembro real de la Sangha – alguien con logros reales, una Sangha arya – aun así, podemos conocer gente que tenga más experiencia en el Dharma y obtener inspiración de ella. Al ver sus ejemplos, nos animamos a seguir sus pasos.

Es a través de la dedicación de los monjes y monjas budistas de la Sangha convencional, que el Dharma pudo extenderse por el mundo. Así como el Buda se compara con un doctor y el Dharma se compara con la medicina, la Sangha son como enfermeras que nos alientan y nos guían en el camino, mientras trabajamos para liberarnos de todos nuestros problemas para siempre. 

Top