Llevar una vida significativa

Todos los seres sintientes pero, en particular, los seres humanos, tienen la capacidad de distinguir entre felicidad y sufrimiento, bueno y malo, lo que es dañino y lo que es beneficioso. Debido a esta habilidad para reconocer y diferenciar entre estos tipos de sentimientos diferentes, todos somos parecidos en que deseamos felicidad y no queremos sufrimiento.

Aunque ahora no puedo adentrarme en las complejidades de definir cómo se desarrollan estos tipos de emociones diferentes, lo que es obvio y claro para todos nosotros es que tenemos un aprecio de la felicidad y un disgusto por las experiencias de dolor y sufrimiento. Por lo tanto, es extremadamente importante llevar una vida que nos produzca armonía y felicidad, y no perturbaciones y agitación.

Cuando se trata la cuestión de lograr paz y felicidad, es incorrecto pensar que toda nuestra paz y felicidad provienen solo de la prosperidad material externa. Al apoyarnos en aspectos materiales, es posible que podamos aumentar nuestra felicidad y placeres físicos y eliminar algunas de nuestras dificultades físicas. Pero lo que obtenemos de los bienes materiales se limita a la experiencia del cuerpo.

Video: El 14º Dalai Lama — “Encontrar un propósito en la vida”
Para activar los subtítulos, por favor selecciona el ícono “Subtítulos” que está en la esquina inferior derecha de la pantalla. Para cambiar el idioma, por favor selecciona el ícono “Configuración”, después selecciona “Subtítulos" y elige el idioma de tu preferencia. 

A diferencia de otras especies animales, los seres humanos tienen una capacidad tremenda para pensar, calcular, juzgar y hacer planes a largo plazo. Por lo tanto, los placeres y dolores que experimentamos como seres humanos son también mucho más fuertes y mucho más poderosos. Debido a esto, es posible que los seres humanos experimenten sufrimientos adicionales que están muy relacionados con la capacidad humana de pensar.

Por ejemplo, en el caso de los seres humanos, a diferencia de los animales, no estamos satisfechos con el hecho de lograr una cierta felicidad temporal y ser capaces de eliminar ciertos sufrimientos temporales. Esto es porque los seres humanos tenemos la capacidad de hacer planes y cálculos a largo plazo y, por lo tanto, también creamos divisiones entre nosotros y los demás. Basados en estas divisiones, hablamos de naciones diferentes, razas diferentes y religiones diferentes. Hacemos un sinnúmero de divisiones y, basados en ellas, desarrollamos muchas clases de pensamientos discursivos e ideas equivocadas. Debido a ellos, algunas veces tenemos demasiadas esperanzas y otras veces, muchas dudas.

Por lo tanto, basados puramente en la inteligencia y en la concepción humanas, experimentamos muchos tipos de infelicidad. Esto se resume de forma muy clara en el famoso texto Tratado en Cuatrocientos Versos de Aryadeva, donde dice (II.8): “Para aquellos en posiciones privilegiadas, corresponde el sufrimiento mental; mientras que en la gente común surge el sufrimiento físico”. Esto significa que aquellas personas que tienen más poder, más riqueza, quizás no tengan mucho sufrimiento físico, pero experimentan mucho más sufrimiento mental. Ahora, en el caso de la gente ordinaria, las personas tienen más sufrimiento físico porque no son capaces de obtener suficiente ropa, comida y demás. Así, es evidente que los seres humanos experimentamos mucho sufrimiento adicional debido a la forma en que pensamos.

Como dije antes, el sufrimiento físico puede ser minimizado cuando se tiene acceso al progreso material. Sin embargo, el sufrimiento que se encuentra debido a la actitud mental no puede ser disminuido mediante el incremento de la comodidad material. Un ejemplo claro es que podemos ver mucha gente rica que tiene todas las facilidades materiales a su disposición, pero siguen experimentando muchos tipos de sufrimiento mental. Esto es algo que todos podemos observar. Por lo tanto, es evidente que la intranquilidad, los problemas y el sufrimiento que son puramente resultado de la actitud mental, pueden ser disminuidos y eliminados con el cambio de la perspectiva mental, pero no mediante facilidades materiales externas.

Para resumir este punto, cuando hablamos de experimentar felicidad y sufrimiento, hay dos formas de experimentarlos. Uno está muy relacionado con las experiencias sensoriales, es decir, los placeres y dolores que experimentamos a través de las cinco facultades sensoriales. Y luego hay otro nivel de experimentar felicidad y sufrimiento basado en nuestra mente o actitud mental. De estas dos, la felicidad y el sufrimiento que se experimentan a través de la mente son mucho más intensos y muchísimo más poderosos que los que se experimentan a través de los sentidos.

Un claro ejemplo es que incluso si tienes todas las facilidades materiales a tu disposición e incluso si no tuvieras ningún tipo de problemas y sufrimientos físicos, aun así, cuando tu mente está intranquila, cuando estás sufriendo mentalmente, estas comodidades físicas no son capaces de ayudarte a superar los sufrimientos que encuentras a nivel mental. Por otro lado, incluso si padeces malestar y sufrimiento físico, pero mentalmente aceptas esa situación, entonces serás capaz de tolerar ese sufrimiento físico.

Pongamos como ejemplo a una persona que está totalmente comprometida a realizar alguna práctica religiosa. Mientras se persigue esa práctica religiosa, uno puede encontrar muchas dificultades físicas; sin embargo, debido a un sentido de satisfacción y debido a tener una visión clara de la meta que se está persiguiendo, esa persona vería esas dificultades como un tipo de ornamento en lugar de como una dificultad. Por lo tanto, uno es capaz de superar sufrimientos físicos mediante una buena disposición mental de aceptar la situación al ver propósitos mayores. Hay muchos ejemplos de cómo somos capaces de superar los sufrimientos físicos cuando estamos trabajando para un propósito y una meta más importantes. En tales casos, aunque nos encontramos con muchos problemas físicos, los abordamos con gran placer, con gran gozo y como un ornamento.

Para resumir este punto, de las dos experiencias con las que nos encontramos a través de nuestros sentidos y a través de nuestra mente, la que encontramos y experimentamos a través de nuestra mente es mucho más importante.

Cuando se trata de lidiar con problemas mentales, como dije, con los problemas que son únicamente el resultado de la actitud y perspectiva mental, éstos pueden ser minimizados y eliminados cambiando la actitud. Por lo tanto, hay un camino, hay un medio y hay un método para eliminar problemas mentales. Debido a esto, es importante conocer los métodos y los medios con los que podemos disminuir y eliminar muchos de estos problemas mentales. Además, cuando hablamos sobre estos medios y métodos para eliminar los problemas mentales, es importante conocer y reconocer nuestras cualidades humanas innatas positivas.

Por ejemplo, lo percibo de esta manera: si miras atentamente esta sociedad humana, encontrarás que somos animales sociales. Esto significa que vivimos en una sociedad y que somos totalmente dependientes los unos de los otros. Justo desde el momento en que nacemos hasta el momento en que nos convertimos en adultos y somos capaces de cuidarnos, necesitamos depender de la bondad de los demás, incluso para nuestro bienestar físico. Esto es así debido a la estructura misma de nuestra biología, la estructura misma de nuestro cuerpo. Mientras más proximidad mostremos y más compasión y cuidado hacia los demás desarrollemos, más capaces seremos de lograr paz y felicidad. Debido al beneficio que obtenemos de estos valores humanos fundamentales, podemos decir que son importantes, son necesarios; por lo tanto, son cualidades necesarias.

En el caso de algunos otros ejemplos, como las crías de una mariposa o las crías de una tortuga, parece que no hay mucha dependencia entre la madre y las crías. Por ejemplo, después de que han puesto los huevos, en el caso de las mariposas, las crías no son capaces de conocer a sus padres, y en el caso de las tortugas, simplemente ponen los huevos y desaparecen. Incluso si llevas a la madre cerca de las crías, dudo que éstas sean capaces de responder o mostrar algún tipo de amor o afecto hacia sus padres, porque llevan una vida independiente tan pronto como nacen. Esto es quizás debido a sus hábitos de vidas pasadas o debido a sus estructuras físicas. En el caso de las crías de la tortuga, debido a sus hábitos de vidas pasadas o a sus estructuras físicas, son capaces de cuidar de sí mismas. Cuando escuchan el sonido de las olas del océano, gradualmente se mueven hacia él y son capaces de cuidar de sí mismas. Las madres obviamente no invitan al agua a sus crías ni les enseñan a nadar; eso no sucede. Por lo tanto, llevan una vida independiente y ahí no vemos mucho afecto entre las crías y los padres.

Ahora, en el caso de los seres humanos, debido a nuestra estructura física, tan pronto como nacemos somos capaces de mostrar un amor y afecto intensos hacia nuestros padres, particularmente hacia nuestra madre. Estoy resaltando estos puntos no desde la perspectiva de aceptar una vida pasada o futura o como un tema religioso; por el contrario, si observamos atentamente cómo sobreviven y se desarrollan los seres humanos, veremos que dependemos totalmente de los valores humanos, del amor y la compasión humanas, para nuestra supervivencia. Y en el caso de los bebés humanos, tan pronto como nacen dependen de la leche de la madre, luego gradualmente, hasta que son capaces de cuidar de sí mismos, también dependen totalmente de la bondad de sus padres. E incluso después de crecer, aún dependen de la bondad de otros compañeros seres humanos.

Cuando tienes un compañero humano, cuando tienes a alguien que cuida de ti, te sientes mucho más en paz, mucho más relajado, mucho más “en casa”. Por lo tanto, es importante llevar una vida en la cual no dañes a nadie y trates de ayudar a todo el mundo tanto como sea posible. Si tienes este sentido de amor, este sentido de afecto hacia otros seres sintientes, en respuesta les gustarás y serás querido por todos, y en el momento de la muerte no tendrás ansiedad, miedo ni perturbación mental.

Sin embargo, cuando crecemos, a veces un tipo de inteligencia humana entra fuertemente en escena y a veces esta inteligencia humana nos da falsas esperanzas. Aprendemos nuevos temas, adquirimos nuevo conocimiento mediante nuestra inteligencia humana. Con este tipo de conocimiento a veces pensamos, particularmente en caso de que tengamos mucho éxito: “Puedo abusar de las demás personas, puedo explotar a la gente porque tengo esta inteligencia y conocimiento maravillosos, así que en mi caso los valores humanos fundamentales no son importantes”. Tienes un cierto sentido de falsa esperanza y, de esta forma, desarrollas un tipo diferente de actitud y perspectiva mental, y no dudas en explotar y avasallar a la gente, como si de esta forma lograras algún beneficio.

Sin embargo, en realidad si llevas una vida así en la que no te preocupas por la felicidad de las otras personas, entonces gradualmente encontrarás que todo el mundo se convierte en tu enemigo. Ya sea que mires a la derecha, a la izquierda, atrás o adelante, verás que difícilmente le agradarás a alguien. Y dado que has llevado una vida tan negativa, en el momento de tu muerte todo el mundo se regocijará por el hecho de que vayas a morir. Tú mismo podrías también empezar a arrepentirte al mirar atrás y reflexionar sobre el tipo de vida que llevaste. Podrías también sentirte muy decepcionado por el hecho de que, debido a tu estilo de vida, nadie cuida de ti. Por lo tanto, es evidente que si ignoras estos valores humanos fundamentales, es inútil esperar felicidad genuina o paz duradera. Y, por lo tanto, cuando finalmente mueras, no tendrás a nadie que cuide de ti, nadie que te ame, y dejarás este mundo con las manos vacías, con un gran sentido de vacío, un gran sentido de decepción. Por lo tanto, semejante estilo de vida, de no preocuparse por los otros seres sintientes, es verdaderamente una forma muy tonta de llevar una vida.

Por otro lado, si eres capaz de cultivar y atesorar estos valores humanos fundamentales, sostenidos por nuestra gran inteligencia y sabiduría humanas, serás capaz de desarrollar esta compasión humana de forma ilimitada. Llevar tu vida de esa manera es la forma de los sabios; es la forma de hacer que tu vida sea significativa.

Top