La relevancia del Dalai Lama en el mundo moderno

Revisemos la relevancia del Dalai Lama en el mundo moderno. Si ha de jugar un papel, necesita ser uno significativo y beneficioso para tantas personas como sea posible, no sólo relevante en términos de entretenimiento o curiosidad, porque es un fenómeno similar a una superestrella. El Dalai Lama no es eso en absoluto. El único propósito en la vida del Dalai Lama es ser de beneficio a los demás.

Servir a los demás

A pesar de que hay otras personas en el mundo que afirman estar completamente entregadas al bienestar de los demás, me parece que lo maravilloso de Su Santidad (por lo general nos referimos a él de esa manera), es que él es total y genuinamente sincero. Esta sinceridad es algo que comunica a los demás cuando están en su presencia, cuando lo escuchan y realmente se dan cuenta de lo que en verdad hace. Siempre habla en términos de que tiene tres grandes propósitos que trata de cumplir en su vida: el primero es la ética secular, el segundo es la armonía religiosa y el tercero es velar por el bienestar del Tíbet y del pueblo tibetano, dado que ese es el papel que se le ha encomendado.

Ética

La ética secular y la armonía religiosa son temas de los que habla con frecuencia, y la razón de ello es que el mundo tiene una gran necesidad de ética. Hay tanta corrupción, tanta deshonestidad, tanta discordia entre las personas debido a la falta de ética.

El Dalai Lama tiene una mente universal muy abierta y siempre está hablando y pensando en términos de lo que sería beneficioso para los siete mil millones de personas de este planeta. Dentro de esta población, algunas son creyentes de alguna religión y también hay no creyentes. Lo que necesitamos es una especie de sistema ético – una base ética- que sea aceptable para todos. Esto es a lo que él llama “ética secular”, lo cual no significa estar en contra de ninguna religión o sistema, sino que se respetan todos los sistemas o creencias, así como las necesidades de los no creyentes. Él basa esto en lo que llama “valores humanos básicos”, así que a veces, en lugar de decir que su tema es la ética secular, dice que ahora es tiempo de promover los valores humanos básicos, los cuales tienen su base en la biología. El afecto y cuidado de una madre hacia su bebé recién nacido son muy básicos y primarios, no solo en los humanos, sino también en los animales: cuidar a los demás. Esto lo podemos ver en la vida misma del Dalai Lama, razón por la cual su mensaje es tan conmovedor.

Agenda

Su Santidad viaja alrededor del mundo cumpliendo una agenda que es absolutamente increíble, especialmente si pensamos que ahora, en el 2013, tiene 78 años. Hace extensas giras mundiales y, con frecuencia, solo permanece en los lugares solo un día. Su agenda es muy pesada. He viajado como enlace y traductor de Su Santidad, así que sé el tipo de agenda que lleva. Cada día imparte varias charlas, después ofrece conferencias de prensa y sostiene reuniones individuales privadas; apenas tiene tiempo para comer. Se levanta a las 3:30 de la mañana todos los días, sin importar la diferencia horaria, y hace alrededor de cuatro horas de práctica de meditación profunda. Su energía es muy fuerte y siempre está lleno de buen humor y de interés por todos aquellos con quienes se encuentra. Es realmente impresionante ver cómo, sin importar con quién se encuentre, se muestra totalmente encantado de ver a esa persona: “Aquí hay otro ser humano, ¡qué maravilloso!”.

Amor

En el budismo hablamos del amor reconfortante que simplemente nos colma el corazón de calidez cuando conocemos a alguien; realmente estamos felices de encontrarnos con esa persona y en verdad nos preocupamos por su bienestar. Podemos ver esto en las interacciones del Dalai Lama con cualquier persona, mientras atraviesa una multitud o cuando hace cualquier cosa: la manera en que mira a la gente y cómo les presta total atención. Realmente comunica que está verdaderamente interesado en el bienestar de los demás y en el bienestar de todos por igual. Por lo tanto, la idea de la promoción de los valores humanos, la ética secular, es lo que él ha entendido como de beneficio para todos. No está pensando con una visión estrecha que sea “solo budista”. Está muy interesado en la forma de introducir cierto tipo de enseñanzas a nivel secular en los sistemas educativos del mundo, que puedan mostrar a los niños los beneficios de ser honestos y amables, y todos los demás valores humanos básicos que son de gran beneficio para el mundo.

Armonía religiosa

En el mundo surgen muchas dificultades debido a las disputas entre grupos religiosos. Hay desconfianza, hay miedo y todo esto desencadena problemas. Su Santidad dice, en términos de la armonía religiosa, que lo que realmente necesitamos es educación, no solo en la ética secular, sino una que nos permita conocernos unos a otros. A lo que realmente le tememos es a lo desconocido y, sobre estos grupos y religiones desconocidos proyectamos ciertas fantasías. Él dice que en muchos de los diálogos interreligiosos en los que él participa, las personas se reúnen, sonríen y son muy amables unas con otras; después llevan a cabo algunas plegarias o meditación en silencio. Todo está muy bien y es muy agradable, pero no es muy productivo. Solo decir: “todos estamos hablando de las mismas cosas, todos somos uno” y siempre señalar las semejanzas, no ayuda para realmente aprender acerca de los demás.

En junio de este año, Su Santidad tuvo una reunión con algunos maestros sufís, y les expresó su interés por aprender acerca de las diferencias, no solo las semejanzas. Dijo que no deberíamos avergonzarnos por nuestras diferencias, sino que podemos aprender de ellas de tal manera que sean de beneficio en nuestros propios esfuerzos por mejorarnos a nosotros mismos. Su Santidad considera que todas las religiones tienen el mismo objetivo y que tal objetivo es crear una vida más feliz para aquellos que las siguen. Sin embargo, para alcanzarlo existen muchos métodos diferentes, lo cual es necesario porque las personas son muy diferentes.

Él dice: “Si todos estamos tratando de enseñar a nuestros seguidores a desarrollar amor, bondad y demás, ¿qué método utilizan? ¿Qué métodos utilizamos nosotros? Esto es algo que podemos aprender de ustedes, ver las diferencias y respetarlas como oportunidades para aprender algo nuevo. Sería bueno tener encuentros entre practicantes muy serios de nuestras religiones para que se reúnan y compartan sus experiencias, no delante de una gran audiencia pública, sino de forma mucho más cercana, para que realmente hablemos en un nivel de practicantes serios. Eso sería muy benéfico”.

Ciencia

Si bien el compromiso principal de Su Santidad es beneficiar a todos, con una responsabilidad específica con el pueblo tibetano y dentro de las tradiciones tibetanas del budismo, esos no son sus únicos intereses. Desde muy temprana edad, Su Santidad ha estado muy interesado en la ciencia, en la mecánica y en cómo funcionan las cosas. Ha tenido reuniones con científicos desde principios de los años ochenta y realmente desear aprender de ellos.

Su Santidad dijo que si los científicos pueden demostrar válidamente algo que contradiga lo que encontramos en las enseñanzas budistas, por ejemplo, la descripción del universo, cómo inició el universo y demás, está perfectamente bien sacar esa información de las enseñanzas budistas. El entendimiento científico occidental de cómo funciona el cerebro, los diferentes aspectos químicos y demás, serían un gran complemento para el entendimiento budista.

De la misma forma, el budismo tiene una gran cantidad de conocimientos que puede compartir con los científicos, los cuales provienen de las categorías de ciencia budista, conocimiento budista y filosofía budista. Por ejemplo, el budismo provee un mapa sumamente detallado de las emociones (cómo opera el mundo interior de las emociones y cómo se puede lidiar con ellas). El análisis budista provee una visión general organizada de forma muy científica. Esto también puede ser muy útil para los científicos occidentales. Su Santidad ha instituido el estudio de la ciencia en los monasterios y lo ha agregado al currículum de estudio de monjes y monjas. Varios textos científicos se han traducido del inglés al tibetano. Para ser el líder de una de las mayores religiones del mundo, tiene una mente increíblemente abierta.

Acercamientos con otras tradiciones

Su Santidad quiere aproximarse al mundo islámico, por lo que ha estado alentando el hecho de que en mis propios archivos budistas traduzcamos al árabe y a los principales idiomas islámicos las enseñanzas budistas básicas y el mensaje general de los valores humanos básicos, la ética y demás. Eso está en proceso. En los últimos años, se ha satanizado mucho al islam, lo cual es sumamente desafortunado. Es muy importante que los incluyamos en el mundo, no que los excluyamos como una amenaza. También necesitamos proporcionarles explicaciones claras acerca de las creencias budistas, no para convertirlos ni nada por el estilo, sino solo para compartir información básica, como ellos lo harían con nosotros. Nuevamente, la educación es la manera de desarrollar entendimiento y amistad.

Dentro del propio budismo, existe la tradición mahayana, que se practica en el Tíbet, en China, en Japón, etc., y también existen las tradiciones teravada que se practican en el sudeste asiático. Por desgracia, y quizás sorprendentemente para muchos, ambas partes tienen muy poco conocimiento de la otra. Al respecto, Su Santidad ha encargado y patrocinado a una monja budista norteamericana la elaboración de una comparación muy detallada. De cada una de las distintas prácticas, ¿cuál es la versión mahayana y cuál es la versión teravada? Esto se traducirá a las lenguas del sudeste asiático para compartir estos importantes conocimientos.

Ordenación para las mujeres

Si bien existen monjes plenamente ordenados en el Tíbet, el linaje de ordenación para las monjas no pudo cruzar los Himalayas desde la India. Esto sucedió por varias razones, primordialmente geográficas: sencillamente, en los tiempos antiguos era extremadamente difícil que un grupo completo de monjas indias ordenadas viajara a pie hasta el Tíbet. Así, el linaje se rompió porque se necesitaba un grupo de diez monjas plenamente ordenadas que lo transmitiera.

También en este tema, el Dalai Lama ha patrocinado estudios y proyectos para determinar cómo sería posible restaurar este linaje, para que las mujeres que deseen ordenarse con los votos completos en la tradición tibetana, tengan la posibilidad de hacerlo.

“Solo soy un simple monje”

Una de las cualidades más entrañables de Su Santidad es cuán aterrizado y sencillo es, sin pretensión ni arrogancia alguna. Siempre dice que es un simple monje, un ser humano común y corriente, como todos los demás. Menciona: “Cada vez que conozco a alguien, lo considero como otro ser humano. Nuestra comunicación es de ser humano a ser humano, no de Dalai Lama a persona ordinaria, ni de tibetano a extranjero. No según estas diferencias secundarias, sino en un nivel primario: todos somos seres humanos”.

Inmediatamente quiere despejar cualquier fantasía que la gente pueda tener de que es algún tipo de dios, rey, o que tiene poderes mágicos. Cuando se para frente a esas enormes audiencias, decenas de miles de personas, está completamente relajado, como en casa. Si siente comezón, se rasca, como cualquier ser humano normal. No se siente avergonzado ni está tratando de impresionar a nadie. Si se va a reunir con el presidente de algún país y lo que tiene puesto son un par de sandalias, eso es lo que usa. No quiere ni trata de impresionar a nadie.

Humor

Es realmente increíble cómo Su Santidad puede decir algunas cosas con sentido del humor que a otras personas no les saldrían bien. En una ocasión estaba dando una charla, sentando en una silla extremadamente incómoda. Al final de la charla les dijo a los organizadores y a todo el público que la organización había sido maravillosa, pero que la próxima vez, por favor, le consiguieran una mejor silla, pues la que le habían dado ¡era realmente incómoda! Pero lo dijo de una manera tan ligera y amorosa que nadie se ofendió por ello, al contrario, todo el mundo se rió. De la misma forma es capaz de regañar a la gente.

Una visita con Vaclav Havel

Me encontraba yo con Su Santidad cuando fue invitado por Vaclav Havel, el primer presidente de la República Checa, cuando aún era Checoslovaquia. La estrella de rock, Frank Zappa, fue la primera persona invitada, pero la segunda fue Su Santidad. Havel quería que Su Santidad les enseñara a él y a su gabinete a meditar porque, según decía: “No tenemos experiencia alguna, no tenemos idea de cómo gobernar. Estamos estresados y no podemos dormir. ¿Podría, por favor, enseñarnos a calmarnos? De lo contrario, nunca vamos a lograr dirigir el gobierno de un nuevo país”.

Vaclav Havel era muy aterrizado, e invitó a Su Santidad y a todos los ministros al palacio de verano, un enorme castillo en las afueras de Praga. Tampoco Vaclav había estado ahí antes. Era un lugar enorme y todo el mundo se perdía caminando por los corredores. Vaclav le señaló causalmente al Dalai Lama: “Este era el prostíbulo de los líderes comunistas”. Ese no es el tipo normal de lenguaje que se usaría para hablarle al Dalai Lama, pero Vaclav era una persona muy terrena en ese sentido. Después todos, incluido el Dalai Lama, se sentaron en el piso de una de las grandes habitaciones. Havel y sus ministros vestían ropa deportiva; Su Santidad les enseñó ejercicios básicos de respiración y meditaciones de energía para relajarse.

Normalmente, Su Santidad no come nada en la noche porque sigue sus votos monásticos de forma bastante estricta, pero es flexible y el presidente Havel había preparado una cena en el palacio. La interacción transcurrió en inglés. Lo notable fue cómo el Dalai Lama regañó a Havel, quien era un fumador empedernido. Estaba fumando ahí, con Su Santidad justo al lado, lo cual es un poco inaceptable. Aunque era el presidente de un país, Su Santidad se sintió perfectamente cómodo de regañarlo y decirle: “Fumas demasiado. Te vas a enfermar y te va a dar cáncer, así que tienes que dejarlo”. En realidad, eso fue muy amable de parte de Su Santidad. Efectivamente, tiempo después Havel desarrolló cáncer de pulmón. Este es solo un ejemplo de cómo la preocupación principal de Su Santidad es lo que será de beneficio para la otra persona, no lo que pensarán de él.

Inteligencia y memoria

Su Santidad es ciertamente la persona más inteligente que he conocido. Tiene una memoria absolutamente fotográfica. Cuando enseña, posee un dominio del enorme cuerpo de enseñanzas budistas de cualquier maestro de todas las diferentes tradiciones. Puede citar cualquier texto. En su entrenamiento, los tibetanos memorizan los textos principales que estudian, quizás 1,000 páginas o algo así, pero el Dalai Lama, es increíble la cantidad de comentarios que ha memorizado. Cuando enseña, cita un pequeño pasaje de este texto, otro de aquél; eso es muy difícil de hacer. Así es como trabaja su memoria y es una señal de gran inteligencia: ser capaz de unir las cosas y ver cómo encajan, ver los patrones. ¿Cómo pueden personas como Einstein resolver una ecuación como e = mc²? Proviene de ser capaces de engranar todo tipo de cosas y encontrar un patrón. Su Santidad puede hacer eso con su vasto conocimiento del corpus tibetano.

Además, no tiene memoria fotográfica solo con los textos, sino también con las personas, como ha sido demostrado frente a mí en muchas ocasiones. Estuve presente cuando lo visitó en Dharamsala un viejo monje que había venido del Tíbet. Cuando Su Santidad lo vio, exclamó: “¡Ah! Me acuerdo de ti. Hace treinta años, en nuestro camino a la India, nos detuvimos en tu monasterio y estaban llevando a cabo cierta ceremonia; tenías que sostener una bandeja con ofrendas y te costaba mucho trabajo sostenerla durante toda la ceremonia. ¿Te acuerdas?”. Fue bastante increíble. Mi maestro principal, Serkong Rinpoche, fue uno de los maestros principales de Su Santidad y decía que, cuando Su Santidad era niño, solo necesitaba que se le enseñaran las cosas una vez. Lo entendía y recordaba todo de inmediato.

Logros

Es una de las personas más excepcionales de nuestros tiempos y ¿cuál es su relevancia? Es esta: mostrarnos lo que un ser humano puede lograr. Por supuesto que él dice que ha tenido que invertir una enorme cantidad de intenso trabajo para desarrollarse, pero todos podemos hacerlo. Observen la manera en que enfrenta los problemas. Imaginen lo que es ser considerado el enemigo número uno por más de mil millones de personas en este planeta. Pero Su Santidad se ríe porque sabe que eso no es verdad, no tiene cuernos en la cabeza. Pero ¿cómo enfrentaríamos el hecho de ser etiquetados como un demonio vestido de monje?

Él no se deprime, nunca. Dice que nunca lo ha experimentado y que le cuesta trabajo entenderlo. Recuerdo cuando admitió que nunca había escuchado o pensado acerca de la idea de que alguien tuviera una baja autoestima o autodesprecio. Nunca se había encontrado con eso ni lo ha experimentado en sí mismo.

Permanece muy optimista, pero al mismo tiempo enfrenta la realidad de las situaciones. De las situaciones que ahora enfrentamos, dice: “Los problemas del mundo han sido creados por la humanidad y pueden ser eliminados por la humanidad”. Está tratando de contribuir para su eliminación al promover los valores humanos básicos, al introducir la ética en la educación de los niños y al tratar de generar armonía religiosa entre diversas culturas y religiones. Al tiempo que conserva una humildad completa y una actitud aterrizada, trabaja activamente por el bienestar del mundo entero. Esto es lo que es tan entrañable. A eso sumemos su sentido del humor y su inagotable energía y es sencillamente increíble.

Sus secretarios y asesores siempre le dicen que necesita descansar y no viajar tanto. Cuando viaja, cada minuto está repleto de docenas de reuniones al día, viajes en avión diarios. Pero él siempre dice: “No. Mientras tenga la energía para hacer esto, viajaré así, porque es de beneficio para los demás”.

La relevancia es que nos da esperanza. Es tan sincero y trabaja tan incansablemente. Cuando habla de mejorar a la humanidad, habla en términos que son completamente realistas y alcanzables: educación, entendimiento mutuo y ética. Esos no son métodos milagrosos. Realmente es una oportunidad maravillosa acudir a verlo cuando visite nuestro país, nuestra ciudad, para experimentar personalmente a Su Santidad el Dalai Lama.

Video: Gueshe Lhakdor — “La importancia de Su Santidad el Dalai Lama”
Para activar los subtítulos, por favor selecciona el ícono “Subtítulos” que está en la esquina inferior derecha de la pantalla. Para cambiar el idioma, por favor selecciona el ícono “Configuración”, después selecciona “Subtítulos" y elige el idioma de tu preferencia. 

Preguntas y respuestas

¿Cómo hace Su Santidad para combinar todos sus deberes espirituales con las cosas prácticas, como organizar la vida de los refugiados?

Él está involucrado, no solo en una gran cantidad de estudios y de prácticas de meditación, sino que también fue el responsable de la Administración Central Tibetana de la comunidad tibetana en el exilio. Con gran valor e inteligencia y como resultado de una aguda previsión, renunció a ese cargo e instituyó a un representante elegido democráticamente, conocido como el Sikyong. Pero antes de eso, durante muchos años estuvo a cargo, organizó y supervisó todos los esfuerzos para establecer a los refugiados, restablecer varias instituciones en el exilio, etc. Su principal estrategia era ser muy realista, no pensar: “Oh, es demasiado, no puedo hacerlo, es imposible”, sino asumirlo de forma muy organizada. Con su increíble inteligencia y memoria pudo seguir el rastro de todos los diversos proyectos que estaban bajo su mando y supo cómo delegar cosas. Simplemente hace lo que sea necesario; no es la gran cosa para él.

A menudo bromeo un poco con el hecho de cómo el sistema Kalachakra es muy útil para entrenarnos a hacer una enorme cantidad de cosas diferentes. En el mandala de Kalachakra tenemos que visualizar 722 figuras, y quizás él es uno de los muy pocos que pueden hacerlo. Al pensar en uno mismo a través de este sistema de práctica de forma tan enormemente compleja, cuando un nuevo asunto o tarea se presenta, bueno, es solo una pequeña cosa más. No tenemos miedo de nada, no hacemos un gran alboroto por cualquier cosa.

La vida es compleja y la vida de algunas personas es más compleja que otras. Pero en lugar de estar asustados por ello, ¿por qué no aceptarlo? ¡Mientras más, mejor! Como mi página de internet, que ahora tiene 21 idiomas; no es la gran cosa, podemos hacerlo. Podemos añadir más si es necesario, ¿por qué no? Este es un proyecto pequeño comparado con las cosas que enfrenta el Dalai Lama. Pero nos muestra las posibilidades. Sin quejas, sin “pobre de mí”. Como diría mi madre: “De principio a fin”. ¡Sólo hazlo!

¿Puedes explicar por qué llaman al Dalai Lama Su Santidad, cuando incluso él mismo enfatiza que es un simple ser humano?

Bueno, el Dalai Lama no se llama a sí mismo Su Santidad. No sé cómo inició; quizás fue tomado de algún título cristiano y así se quedó en inglés (y en los demás idiomas). Las personas lo utilizan solo como una expresión de respeto, como al utilizar “Su Alteza” para referirse a un rey. En tibetano existen muchos títulos honoríficos que se utilizan para referirse al maestro espiritual, y hay algunos que están reservados especialmente para el Dalai Lama, pero ninguno de ellos realmente se traduce como “Su Santidad”. Se ha vuelto una simple convención que las personas han adoptado, y él no puede impedir que la gente lo siga llamando así. Pero ciertamente nunca desea que la gente lo adore como si se tratase de una especie de dios.

Dado que sabes tibetano, ¿podrías sugerir un nombre que sea más apropiado?

El título principal para referirse a él es “Kundun”, que significa “la Suprema Presencia”. Es difícil traducirlo a otros idiomas, pero significa que encarna y representa todas las buenas cualidades de los seres más altamente desarrollados. Estás ante la presencia de alguien que en verdad está altamente realizado o desarrollado. De hecho, traté de introducir este término, ¡pero nadie estuvo interesado!

Resumen

Algunos lo consideran su líder espiritual, otros lo ven como una superestrella. Incluso están aquellos que piensan que es un “lobo vestido con piel de oveja”. La realidad es que el Dalai Lama trabaja incansablemente por el beneficio de los demás y por la paz mundial, mediante su promoción de la ética secular y la armonía religiosa. Como una encarnación del amor, la compasión y la sabiduría, actúa para inspirarnos, mostrándonos lo que podemos alcanzar como seres humanos.

Top