La importancia del diálogo entre maestros budistas

Preservación del Budadarma

La preservación del Budadarma tibetano y la causa de la libertad del Tíbet están estrechamente vinculadas. El Tíbet siempre fue una tierra muy vasta y era muy difícil comunicarse. Cada lama o monasterio permanecía en su propia área y no había mucho interés en la idea de un sentido de comunidad. Me parece que debido a esta falta de cooperación y comunicación, y por la falta de un sentido de responsabilidad común, sucedió la tragedia de hoy en día. Por lo tanto, de nuestra experiencia pasada podemos ver que tener un sentido de comunidad y una conexión estrecha es esencial. Es importante, independientemente y libre de cualquier autoridad central, que los pequeños grupos de practicantes budistas tibetanos aquí y allá en diversos países, se reúnan y discutan cómo pueden trabajar juntos de forma más estrecha.

Somos seguidores del Buda y de todos los maestros de Nalanda. La enseñanza del Buda fue brindada de acuerdo con la realidad, y todo el trabajo de los maestros de Nalanda existe para ayudarnos a entenderla. ¿Por qué? Muchos desastres y cosas no deseadas suceden debido a una aproximación no realista. Cualquier delito o error realmente surge por no conocer la realidad, de tal forma que un método equivocado produce más cosas insanas. Para deshacernos de esto, necesitamos hacerlo mediante la discusión franca, que sólo puede ocurrir sobre la base del diálogo, con una comunicación más estrecha y una mayor cooperación entre nosotros.

Revivir los votos de bikshuni

Ahora, entre los países budistas en los que permanece la tradición vinaya, como Tailandia, Birmania y Sri Lanka, ya no hay bikshunis (monjas completamente ordenadas). En el caso chino, algunos monasterios en Taiwán llevan a cabo la ordenación de bikshunis, y en un encuentro durante mi segundo viaje a Taiwán, un bikshu chino (monje completamente ordenado) subrayó la importancia de revivir los votos de bikshuni en otras tradiciones.

Éste es el siglo XXI y todos hablan de igualdad. También expresé recientemente que entre los tibetanos, los chinos o los europeos, podemos encontrar un número mucho mayor de mujeres que realmente muestran un interés genuino en cualquier religión, y especialmente en el Budadarma. Cada vez que doy enseñanzas en las regiones del Himalaya, hay menos hombres y más mujeres en el público.

Así que necesitamos educación y diálogo con bikshus mayores, y me parece que preferiría que las monjas tibetanas no se hicieran cargo de este trabajo, porque quizás sea más efectivo si lo llevan a cabo monjas budistas occidentales. Naturalmente ninguna de nuestras bikshunis es rica, y se necesita dinero, así que me gustaría hacer una donación de mis regalías. Nunca escribí libros esperando ganar dinero, ¡pero éste viene automáticamente! Así que me gustaría establecer algún tipo de fondo para ello.