Aprendizaje SEE: Convertirse en un ciudadano global

Aprendizaje Social, Emocional y Ético, Universidad Emory, Marco abreviado

El Aprendizaje Social, Emocional y Ético (SEE) es un programa desarrollado por el Centro para las Ciencias Contemplativas y la Ética basada en la Compasión de la Universidad Emory. Su objetivo es formar a individuos, grupos sociales y comunidades más amplias emocionalmente sanas y éticamente responsables. En esta tercera y última parte, Aprendizaje SEE: Convertirse en un ciudadano global, llegamos a comprender cómo el mundo es interdependiente, cómo todos los seres humanos tenemos un deseo común de felicidad y cómo podemos contribuir al cambio a nivel global.

El mundo en el que vivimos es cada vez más complejo, global e interdependiente. Los desafíos que enfrentan las generaciones actuales y futuras son expansivos y de gran alcance por naturaleza. Sin duda, sus soluciones requieren una nueva forma de pensar y de resolución de problemas que sea colaborativa, interdisciplinaria y con una orientación global. La compasión por sí sola no es suficiente para comprometerse con el mundo. Necesitamos complementar la compasión con una toma de decisiones responsable basada en la comprensión de los sistemas más amplios en los que vivimos.

El Dominio Global puede parecer abrumador al principio, pero se basa en los mismos conocimientos y habilidades explorados en los dominios Personal y Social, sólo ampliados a nuestras comunidades, sociedades y a la comunidad global. Hay indicios de que, de la misma manera que podemos comprender nuestro propio comportamiento y el de los demás, la capacidad de comprender cómo funcionan los sistemas también es innata. Al profundizar esta conciencia y aplicar el pensamiento crítico a situaciones complejas, puede surgir el compromiso ético. La resolución de problemas se convierte en un proceso más holístico, evitando nuestra tendencia a fragmentar los problemas en piezas pequeñas e inconexas.

El Dominio Global se explora a través de los siguientes temas:

  • Valorar la interdependencia.
  • Reconocer la humanidad común.
  • Participación comunitaria y global.

Valorar la interdependencia

La interdependencia es el concepto de que las cosas y los eventos no surgen sin un contexto, sino que dependen de una serie de otras cosas y eventos para su existencia. Una comida simple que comemos, por ejemplo, proviene de una amplia gama de fuentes e individuos, si rastreamos los ingredientes en el tiempo y en el área. La interdependencia también significa que los cambios en un área conducen a cambios en otros. Los efectos tienen causas y, de hecho, pueden surgir debido a una diversidad de causas y condiciones.

El propósito de reflexionar sobre la interdependencia no es desarrollar una comprensión estéril de cómo funcionan nuestros sistemas globales, sino relacionar el conocimiento con nuestras preocupaciones por nosotros mismos, los demás y el planeta. Podemos explorar la interdependencia desde dos perspectivas:

  • Comprender los sistemas interdependientes.
  • Individuos dentro de un contexto de sistemas.

Comprender los sistemas interdependientes se relaciona con pasar de un enfoque "interno" y del "otro" a un enfoque "externo" en sistemas más amplios. Dirigimos nuestra conciencia a comprender los principios de la interdependencia y los sistemas globales, como causa y efecto. Con los individuos dentro de un contexto de sistemas, reconocemos cómo nuestra existencia, como la de otros que nos rodean, está intrincadamente relacionada con una amplia gama de eventos, causas y personas en todo el mundo.  

Comprender los sistemas interdependientes

La interdependencia es tanto una ley de la naturaleza como una realidad fundamental de la vida humana. Nadie puede sobrevivir, y mucho menos prosperar, sin el apoyo de innumerables personas que trabajan para satisfacer las necesidades básicas de alimentos, agua y refugio, así como la infraestructura de apoyo de innumerables instituciones responsables de la educación, la aplicación de la ley, el gobierno y la agricultura, transporte, atención médica, etc. Crisis importantes y bien publicitadas, como la recesión internacional de 2007-2009 y las crecientes preocupaciones sobre el cambio climático y los conflictos violentos globales, demuestran este tipo de interdependencia económica y ecológica a nivel global.

En las sociedades tradicionales, el sentido de conexión con los demás estaba arraigado mucho más profundamente en la vida cotidiana. La supervivencia a menudo dependía de compartir e intercambiar recursos y de otros tipos de cooperación social, desde la recolección de cultivos hasta la construcción de estructuras y la lucha contra los depredadores. Desde la Revolución Industrial, con el deseo de mejorar la situación económica, nos hemos vuelto más móviles y desconectados de la comunidad. Esto ha dado lugar a una ilusión de independencia, lo que hace que sea fácil creer que, al llegar a la edad adulta, ya no necesitamos a los demás. Este falso sentido de autosuficiencia contribuye a un creciente sentido de aislamiento psicológico y social. Somos criaturas intensamente sociales cuya propia supervivencia, así como el bienestar psicológico, dependen de las relaciones con los demás.

Individuos dentro de un contexto de sistemas

Para que nuestra comprensión de los sistemas interdependientes sea significativa, debemos complementarla observando cómo encajamos todos en el panorama general. Esto ayuda a contrarrestar la tendencia a vernos erróneamente como desconectados de los demás o, de alguna manera, independientes del sistema más amplio. Aquí, exploramos nuestras relaciones con otros seres humanos y la complejidad de estas relaciones. Los resultados son triples:

  • Un genuino sentido de gratitud por los demás a nivel sistémico.
  • Una conciencia más profunda del potencial que tenemos para moldear la vida de los demás.
  • Una creciente aspiración a emprender acciones que garanticen un bienestar más amplio.

Empezamos viendo cómo nuestro comportamiento afecta a los demás y viceversa. Luego, exploramos las diferentes formas en que otros contribuyen a nuestro bienestar. Podemos hacer esto haciendo una lista y repasándola una y otra vez. En lugar de centrarnos únicamente en las personas que conocemos en el Dominio Social, aquí incluimos un espectro mucho más amplio: individuos, comunidades y sistemas que quizás no conozcamos personalmente. Comprender que no podemos prosperar, y mucho menos sobrevivir, sin el apoyo de innumerables personas es, por lo tanto, esencial para desarrollar un aprecio genuino por los demás.

Todos forman parte del vasto entramado de personas que apoyan nuestra vida. Cuando nos damos cuenta de esto, desarrollamos un sentimiento de reciprocidad. Ya no necesitamos ver exactamente cómo nos benefician otras personas antes de aceptar que lo más probable es que, de alguna manera, haya un beneficio. A medida que aumenta esta conciencia, la naturaleza recíproca y mutuamente beneficiosa de las relaciones se prioriza lentamente sobre una visión estrictamente egocéntrica o competitiva. Este mayor sentido de conexión con los demás funciona directamente para contrarrestar la soledad al aumentar nuestra capacidad de alegría compasiva. Permite el placer indirecto de los logros de los demás y proporciona un antídoto contra la envidia y los celos, así como contra la autocrítica severa o las comparaciones poco realistas con los demás.  

Reconocer la humanidad común

Una comprensión más rica de la interdependencia, especialmente cuando se combina con las habilidades cultivadas en el Dominio Social de la preocupación empática, debería conducir a un mayor sentido de preocupación por los demás y un reconocimiento de las formas en que todos estamos interrelacionados. Esto puede luego fortalecerse, expandirse y reforzarse cultivando explícitamente un reconocimiento de la humanidad común. Aquí, nos involucramos en el pensamiento crítico para reconocer cómo, en un nivel fundamental, todos los seres humanos comparten ciertos puntos en común con respecto a sus vidas internas y las condiciones de su vida. De esta manera, podemos cultivar un grado de aprecio, empatía y compasión hacia cualquier individuo en cualquier lugar, incluso aquellos que están lejos o parecen muy diferentes a nosotros. Exploramos nuestra humanidad común a través de dos temas:

  • Valorar la igualdad fundamental de todos.
  • Apreciar cómo los sistemas afectan el bienestar.

Apreciar la igualdad fundamental de todos es donde nos damos cuenta de que todos, desde nuestros amigos y familiares hasta extraños en el otro lado del planeta, son fundamentalmente iguales en su aspiración de felicidad y bienestar, y en su deseo de evitar el sufrimiento. Apreciar cómo los sistemas afectan el bienestar es reconocer que los sistemas globales pueden promover o comprometer el bienestar mediante la adopción de valores positivos o la perpetuación de creencias problemáticas.

Valorar la igualdad fundamental de todos

Ampliamos la realización de la igualdad fundamental de la humanidad a quienes están fuera de nuestra comunidad inmediata. En última instancia, llevamos esta comprensión para extenderla al mundo entero. Hacemos esto enfocándonos en lo que todos compartimos como seres humanos, como el deseo de prosperar y el deseo de evitar la angustia y la insatisfacción. Esto ayuda a disminuir el sesgo y nuestra tendencia a descartar las necesidades de los demás.

Al identificar a otros como similares de esta manera, nuestro "grupo interno" puede ampliarse para incluir personas de diferentes nacionalidades, etnias, religiones, etc. Esta capacidad se demuestra de varias maneras en toda la sociedad, desde una donación de sangre individual, hasta la efusión de donaciones caritativas que se produce después de un desastre natural, hasta protestar por la injusticia contra grupos de los que uno no es parte. Las habilidades de apreciar la interdependencia y tener una preocupación empática por los demás sirven como antídotos para muchos de los obstáculos que podemos tener al relacionarnos con los demás, como los prejuicios, el sentido de distancia y la falta de preocupación por los problemas de quienes están más allá de nuestro círculo inmediato.

Cuando nos enfocamos en nosotros mismos, el mundo parece pequeño y nuestros problemas y preocupaciones parecen enormes. Pero cuando nos enfocamos en otras personas, el mundo se expande. Nuestros problemas se desplazan a la periferia de la mente y, por lo tanto, parecen más pequeños, y aumentamos nuestra capacidad de conexión y acción compasiva.

Apreciar cómo los sistemas afectan el bienestar

Los sistemas pueden promover o comprometer el bienestar a nivel cultural y estructural, promoviendo valores positivos o perpetuando creencias y desigualdades problemáticas. Podemos tomarnos un tiempo para reflexionar sobre cómo nos sentimos cuando nos vemos sujetos a desigualdad, prejuicio, parcialidad o favoritismo. También podemos utilizar ejemplos de la historia y la actualidad para ilustrar los efectos de estos sistemas problemáticos. Finalmente, podemos explorar si los prejuicios y los sesgos están realmente justificados, o si todos los seres humanos tienen el mismo derecho a buscar la felicidad.

Cultivar una empatía más amplia es crucial, porque como seres humanos, nuestra capacidad innata de empatía no parece incluir automáticamente el sufrimiento a gran escala o los problemas a nivel global. Por ejemplo, la mayoría de nosotros tenemos una fuerte tendencia a sentir empatía por una sola víctima sobre un gran número de víctimas. Sin embargo, al aprender sobre cuestiones estructurales y culturales, aumentará nuestra apreciación y comprensión del sufrimiento, al igual que la sofisticación de nuestras respuestas al sufrimiento. 

A través del reconocimiento de la humanidad común, podemos aprender a comunicarnos y cooperar entre grupos étnicos y sociales mientras tenemos una comprensión y expectativas más realistas de los demás. Con una mayor conciencia de lo que compartimos con los demás, podemos apreciar en lugar de desconfiar de las diferencias aparentes, lo que conduce a una disminución de los prejuicios y el aislamiento. Al comprender cómo el bienestar de las personas está determinado por los sistemas, nuestra empatía será más profunda y abarcadora, al igual que nuestro pensamiento crítico sobre las posibles soluciones al sufrimiento humano.

Participación comunitaria y global

Apreciar la interdependencia, al sintonizarnos con las formas en que nos beneficiamos de los demás y reconocer nuestra humanidad común, puede crear un sentido de responsabilidad y un deseo de actuar. Entonces, naturalmente, desearemos devolver las muchas bondades que recibimos de la sociedad y actuar en nombre de otros que están luchando y necesitados. Sin embargo, ¿cómo podemos involucrarnos eficazmente en sistemas complejos o a nivel comunitario o global?

Todo el propósito del Aprendizaje SEE es empoderarnos para reconocer y realizar nuestro propio potencial como ciudadanos globales compasivos. Para lograr esto, hay dos pasos para explorar:

  • Nuestro potencial para lograr un cambio positivo en la comunidad y el mundo.
  • Participar en soluciones comunales y globales.

Estos dos puntos son similares, pero el primero nos ayuda a reconocer lo que nosotros mismos podemos hacer para lograr un cambio positivo en función de nuestras habilidades y oportunidades. El segundo nos ayuda a explorar soluciones creativas a problemas que afectan a nuestra comunidad y al mundo.

Nuestro potencial para lograr un cambio positivo en la comunidad y el mundo

Si vamos a participar en la comunidad o el mundo y abordar sus necesidades de una manera que sea beneficiosa para nosotros y los demás, que no ceda a la desesperación y sea realista y eficaz, debemos reconocer tanto nuestras limitaciones como nuestras capacidades. Es importante explorar cómo no todo está dentro de nuestro poder inmediato y que los problemas profundamente arraigados necesitan tiempo para cambiar. Eso no significa que no podamos emprender acciones eficaces. De hecho, si nos sentimos impotentes al afrontar cuestiones difíciles, esto hará que el cultivo de la compasión por los demás y la autocompasión sea mucho más difícil. Esto se debe a que la compasión, el deseo o la intención de aliviar el sufrimiento, depende de la esperanza, la creencia de que el sufrimiento se puede aliviar.

Si bien es posible que no podamos cambiar un sistema completo, podemos actuar de manera que maximicen el cambio centrándonos en los elementos clave dentro de un sistema. Esto puede proporcionar una sensación de empoderamiento sin sentirse abrumado por la escala de los problemas globales y a nivel de sistemas. Si identificamos los pocos factores clave que explican la mayoría de los efectos en un sistema, podemos enfocarnos en abordar esos factores y lograr resultados significativos. También vale la pena reflexionar sobre el hecho de que incluso si no podemos lograr un cambio a gran escala de inmediato, incluso los cambios a menor escala que podemos efectuar son muy valiosos. Los cambios a pequeña escala ahora pueden convertirse en cambios mucho mayores más adelante. Se pueden crear cambios acumulativos más grandes a través de acciones colectivas más pequeñas, como clasificar los materiales reciclables de la basura del vertedero. A través de un conocimiento profundo de los sistemas interdependientes, ganamos la confianza de que las acciones y los comportamientos a menor escala preparan el escenario para un mayor impacto en el futuro, incluso si no podemos ver directamente los resultados.

Los problemas sociales y globales complejos deben dividirse en partes más pequeñas que se puedan analizar y abordar. Cuando veamos cómo nuestras acciones pueden abordar los componentes más pequeños de los problemas, y cómo esos componentes se relacionan de manera interdependiente en sistemas más amplios, ganaremos confianza y un sentido de capacidad y empoderamiento. Para ello, necesitamos habilidades de pensamiento crítico. Aquí, el pensamiento crítico implica la práctica de pensar en cuestiones complejas de una manera que se basa en valores humanos básicos. Si bien esto no garantiza que las acciones tomadas sean necesariamente consideradas beneficiosas por otros, el pensamiento crítico aumenta la probabilidad de que se obtenga un resultado constructivo.

Participar en soluciones comunales y globales

Incluso si no está en nuestro poder lograr soluciones, aún podemos reflexionar sobre los problemas y las posibles soluciones a ellos. Podemos utilizar el siguiente esquema para explorar los problemas que enfrentamos:

  • Reconocer los sistemas y su complejidad.
  • Evaluar las consecuencias de las acciones a corto y largo plazo.
  • Evaluar situaciones dentro del contexto de los valores humanos básicos.
  • Disminuir la influencia de las emociones negativas y los prejuicios.
  • Cultivar una actitud de mentalidad abierta, colaborativa e intelectualmente humilde.
  • Considerar los pros y los contras de un curso de acción en particular.

Con demasiada frecuencia, se toman medidas sin una evaluación adecuada de las consecuencias a corto y largo plazo. Cuando examinamos un tema en particular, también tenemos que pensar en las diversas poblaciones que se verán afectadas por un curso de acción. Si seguimos este proceso y nos familiarizamos con él, naturalmente comenzaremos a pensar en las implicaciones más amplias de las acciones y cómo pueden afectar a las personas que, a primera vista, parecen bastante alejadas del tema. También debemos analizar cómo los problemas se relacionan con los valores humanos básicos y cómo las soluciones promueven el florecimiento individual, social y global.

La participación comunitaria y global está respaldada en gran medida por una actitud de mente abierta que está dispuesta a colaborar con los demás y aprender y respetar las perspectivas, opiniones, conocimientos y experiencias de los demás. Un debate saludable solo es posible cuando consideramos que otros también están usando su razonamiento y experiencia para llegar a las posiciones que ocupan, incluso cuando esas posiciones son diferentes a las nuestras. Sin humildad intelectual y mentalidad abierta, el debate y el consenso mutuo se vuelven imposibles, y la conversación puede degenerar en conflictos improductivos y luchas de poder.

Hay pocos problemas serios que podamos resolver solos como individuos sin colaborar y trabajar con otros, y eso requiere la habilidad de comunicar claramente nuestras ideas y valores. Por lo tanto, la participación de la comunidad y del mundo está respaldada en gran medida por la capacidad de articular nuestra posición, hacer preguntas, aprender de los demás y participar en el debate de manera constructiva. Ser capaces de comunicarnos de forma clara y articulada sobre la base de nuestro pensamiento crítico y valores profundamente arraigados y poder hablar de una manera que sea empoderadora e inspiradora, incluso en nombre de aquellos que no tienen voz, es una habilidad poderosa para todos nosotros. como ciudadanos globales y líderes transformadores.

Resumen 

En las dos primeras partes, hemos aprendido a navegar por nuestras emociones y a relacionarnos armoniosamente con nuestra familia, amigos y colegas. En esta tercera y última parte, comenzamos a comprender cómo el mundo es interdependiente, cómo todos los seres humanos comparten un deseo común de felicidad y el deseo de evitar el sufrimiento, y cómo nuestras acciones pueden contribuir a un cambio global más amplio.

Este mundo en el que vivimos es complejo. Como adultos, a veces puede parecer que podemos sobrevivir solos, sin la ayuda de nadie más. Puede parecer que los seres humanos de todo el mundo no importan; después de todo, son tan diferentes a nosotros. Y, a menudo, puede parecer imposible o demasiado difícil realizar un cambio real en el mundo. Cuando entendemos la realidad de nuestras situaciones, cómo todos los alimentos que comemos, la ropa que usamos y los autos que conducimos provienen del trabajo de otros, naturalmente tendremos un sentimiento de aprecio por ellos. Cuando veamos que estos semejantes también desean la felicidad, al igual que nosotros, también desarrollaremos el deseo de que sean felices. Finalmente, con el conocimiento de que las pequeñas acciones se acumulan para generar resultados mayores, estaremos seguros de que cualquier acción constructiva que hagamos, por pequeña que sea, será de beneficio para el mundo.

Este programa de capacitación no está destinado a ser leído y olvidado simplemente; necesitamos practicarlo, punto por punto. Los seres humanos somos todos diferentes, pero todos enfrentamos una variedad de desafíos mientras navegamos a través de innumerables encuentros individuales y situaciones sociales. Cuando se trata de gestionar los altibajos de la vida, existe una clara distinción entre las acciones motivadas por el interés propio y las que tienen en cuenta los intereses de los demás. Con una gran conciencia de nuestros impulsos y prejuicios, junto con la capacidad de manejar nuestras reacciones y examinar críticamente las situaciones, podemos manejar cualquier cosa que encontremos en la vida. Podemos avanzar y darnos cuenta de nuestro tremendo potencial para ser una fuerza para el bien: nuestro propio bien, el bien de los demás y el bien del mundo en general.


Si desea profundizar, lea la versión completa del Marco de aprendizaje SEE y conozca los otros programas del Centro para las Ciencias Contemplativas y la Ética basada en la Compasión.

Top