Recitación de mantras

Hay muchas formas de recitar mantras. Una es hacerlo vocalmente y otra es hacerlo mentalmente. En realidad, así está enlistado en las formas para recitar mantras. Y hay formas de recitar mantras en las que, de hecho, visualizamos las letras y las recitamos mentalmente de esa forma, o imaginamos que las letras mismas emiten el sonido. Hay toda una larga lista de diferentes formas en las que se puede trabajar con los mantras.   Sin embargo, si observamos con mayor profundidad, queremos ser capaces de entrenar nuestro cuerpo, palabra y mente. No solo nuestro cuerpo y mente, o no solo nuestra mente. La palabra tiene que ver con la comunicación, así que es sumamente importante. Si queremos ayudar a otros, enseñar a otros, etc., necesitamos comunicarnos; así que como seres humanos usamos la palabra, el discurso.

En un nivel, trabajar con mantras en voz alta es, al menos, convertir el discurso en algo positivo, porque integramos el cuerpo en una cierta posición, imaginando que somos cierta deidad; recitamos un mantra y mantenemos en mente la compasión, la claridad mental o cualquiera que sea la representación. Así que es una forma de integrar los tres elementos: cuerpo, palabra y mente.  

En un nivel más profundo, entonces, el mantra está involucrado con la respiración y con la energía. La energía y la respiración del cuerpo están muy estrechamente relacionadas desde un punto de vista analítico budista. Así, el mantra le da un ritmo regular a la respiración y a la energía que, en términos de ondas cerebrales o lo que sea, tiene ciertos beneficios. Así que, si solo trabajamos en ese nivel de establecer un ritmo más estable a la energía, sea que lo hagamos en voz alta o mentalmente, pienso que tendrá un efecto similar. Estoy hablando solo desde mi propia impresión; ciertamente también nos calmaría, por ejemplo, o aguzaría un poco más nuestra mente.

Pero el nivel más profundo del mantra tiene que ver con moldear las energías de la respiración. Moldeamos la respiración con el mantra y eso moldea nuestra energía, lo cual nos brinda un método para obtener control sobre los vientos y las energías del cuerpo, de tal forma que podamos llevarlos al canal central. Así que lo que queremos hacer es, en cierto sentido, moldear la respiración. Y eso se hace con un tipo especial de mantra, un tipo especial de práctica – muy, muy avanzada – para llevar los vientos al canal central, de tal forma que accedamos más fácilmente a la mente de luz clara, que es la más conducente para el entendimiento de la vacuidad, etc.

Así, en un nivel, lo que ayuda a moldear la respiración es al menos vocalizar hasta cierto grado, pero ya saben, no tiene que ser realmente fuerte. Por supuesto, hay muchos estilos de recitación de mantras: alto, suave, cantando, y otras formas. Pero en última instancia, en el nivel más profundo, en realidad lo único que se requiere es moldear la respiración. Y eso lo podemos hacer incluso con un susurro. En un sentido es solo moldear la respiración; nadie más tiene que escucharlo.

Así que la mayoría del tiempo, cuando hacemos mantras, lo que se recomienda es que la boca se mueva en la forma del mantra y que haya un poco de vocalización, pero realmente solo cada uno de nosotros podemos escucharlo, así que no molesta a quienes nos rodean. Ahora, por supuesto que vamos a los monasterios y escuchamos gente gritando mantras a viva voz, pero desde un punto de vista teórico textual, eso es lo que en general se recomienda: simplemente, de forma privada, moldear la respiración. En resumen, eso no significa que solo recitarlo mentalmente sea inútil o menos poderoso, simplemente es diferente.  

Debo decir que los mantras son un tema sumamente difícil de entender y es importante no degenerarlo al reino de las palabras mágicas. Especialmente dado que los tibetanos pronuncian mal los mantras sánscritos; los mongoles se alejan aún más del sánscrito; cuando los chinos y los japonenses dicen mantras, ni siquiera se puede reconocer cuál están diciendo. Así que empezamos a preguntarnos qué es realmente lo que está involucrado aquí, porque obviamente estas personas aún obtienen logros a través de los mantras. Así que no es un tema fácil. Su Santidad el Dalai Lama recomienda que, a pesar del hecho de que los tibetanos tienen su propia forma de recitar y pronunciar – por ejemplo, no dicen “Om Vajrasattva”, dicen “Om Benzasato,” la cual es una deformación del sánscrito – dice que, si como occidentales podemos hacerlo lo más cercano posible al original en sánscrito, eso es mejor. Pero, por supuesto, muchos lamas tibetanos prefieren que, como discípulos occidentales, pronunciemos como ellos lo hacen. Así que todo depende del maestro.

Cuando hemos recibido un empoderamiento y tomamos el compromiso de recitar mantras, ¿está bien recitarlos en el transporte público o en algún lugar así, y no durante la sesión habitual de meditación? ¿Es una buena idea recitar mantras a lo largo de todo el día?

Primero que nada, en general, nuestras prácticas de Darma no deberían en absoluto limitarse a cuando estamos en el ambiente controlado de nuestro lugar de meditación. El punto de la práctica del Darma es ser capaces de aplicarlo en la vida diaria y no llevar una vida separada – que en nuestro cojín de meditación seamos de una forma y en nuestra vida cotidiana normal seamos completamente diferentes. Así que podemos decir mantras todo el tiempo, en cualquier momento.

Si estamos en público, como en el metro o algo así, ciertamente no lo diríamos en voz alta. No tenemos que sacar un rosario, un mala, enfrente de todos y usarlo para decir mantras. Como expliqué un poco antes, este tipo de práctica debe mantenerse en privado o escondida. Si estamos en público y definitivamente tenemos que usar un mala para ayudarnos a permanecer enfocados (porque estamos moviendo nuestro dedo), entonces lo conservamos en nuestro bolsillo. ¿De acuerdo? Estamos hablando de una persona laica normal, no necesariamente de un monje o monja.

No tenemos que llevar la cuenta de los mantras todo el tiempo; de lo contrario, podríamos simplemente contar en lugar de decir el mantra. El punto del mantra es, por un lado, ayudarnos a permanecer enfocados en un cierto estado mental, como la compasión con Chenrezig, o la claridad mental con Manjushri. Así que, ciertamente, mientras hacemos el mantra, tratamos de tener ese estado mental que corresponde a él.

Hay muchos tipos diferentes de visualizaciones que podemos aprender, asociadas con cada una de las prácticas del mantra. Podemos hacerlas también, aun cuando estemos en público, especialmente cuando solo estamos sentados en el metro o algo así. Obviamente, si estamos haciendo algo que es peligroso – si estamos trabajando con un instrumento de poder o algo así –queremos permanecer enfocados y no desviarnos a una visualización.

Pero tenemos que recordar eso antes de estar en una etapa bastante avanzada en la etapa completa, en la que somos capaces de generar los vientos de energía asociados con los ojos, por ejemplo, de tal manera que tengamos la forma de la figura búdica con conciencia visual – antes de eso, que sería el tipo de práctica que todos nosotros haríamos, con cualquier tipo de visualización que hagamos, vemos nuestras formas ordinarias de las cosas con la conciencia visual, y la visualización sucede con la conciencia mental (así que en un sentido están sobreimpuestas). No perdemos de vista el camino cuando cruzamos el camino.

¿Puedes explicar más la necesidad de recitar mantras además de seguir este compromiso?

La palabra mantra. Man es el diminutivo de manas, que significa “mente”, y tra viene del verbo sánscrito “salvar” o “proteger”. Así es como generalmente se explica. Así que es proteger a nuestra mente de diversos tipos de pensamientos negativos. Ese es un nivel. Así que en lugar de tener pensamientos negativos de desagrado por los demás, cuando decimos el mantra de Chenrezig eso nos ayuda a conservar presencia mental del amor y la compasión hacia ellos. Así que protege a la mente.

En un nivel muy ordinario, si tenemos una canción o música dando vueltas en nuestra cabeza y no podemos sacarla, la mejor manera de proteger a la mente es usar esa energía verbal para recitar un mantra. Ni siquiera tiene que ser cantar una canción en nuestra cabeza. Podrían ser solo pensamientos incontrolables, como preocuparse por la noche, cosas así. Usamos esa energía verbal de la mente para decir un mantra.

Pero en un nivel más profundo, como he dicho, el mantra es un moldeamiento de la respiración; y al dar forma a la respiración con el sonido del mantra, damos forma a las energías sutiles. Y hay algo que se llama recitación vajra, en la que se combina la respiración con el sonido OM AH HUM. Y con prácticas especiales muy avanzadas, eso se utiliza para dar forma a la respiración, lo cual significa la energía sutil y hacer que se disuelva en el canal central para, entonces, proteger de forma última a la mente al llevarla a su nivel más sutil de luz clara.

Incluso los logros ordinarios, esos logros especiales, a menudo se obtienen a través de controlar y moldear las energías sutiles, y eso se hace a través de mantras. Los poderes especiales – ya saben, poderes extrasensoriales, poderes extra-físicos – que usamos para ayudar a los demás, no solo para hacer alarde de un poder o algo así.

Así que hay muchos usos y propósitos del mantra.

¿Sirve de algo recitar un mantra mientras otra parte de tu mente está pensando en otra cosa?

Bueno, es mejor que no decir ningún mantra. Al menos está sucediendo algo, incluso si estamos pensando en futbol al mismo tiempo que decimos OM MANI PADME HUM. Pero lo mejor, por supuesto, es tratar de estar enfocados.

¿Cuál es la mejor forma de recitar mantras? ¿Recitarlos con visualizaciones o con algunos pensamientos especiales?

Hay diferentes maneras de recitar mantras – en voz alta, en voz baja, en tu mente, solo visualizando las letras del mantra en lugar de decirlas en nuestra mente o en voz alta. En el tantra kriya, se acostumbra imaginar que las letras del mantra que están dentro de nuestro corazón emiten los sonidos del mantra, en lugar de imaginar que nosotros mismos hacemos el sonido. Y también están las meditaciones en la vacuidad de ese sonido del mantra. Así que hay muchos, muchos tipos diferentes de prácticas de mantra.

Por lo general, lo que se recomienda es que al menos movamos un poco los labios con el mantra, solo decirlo un poco en voz baja de tal forma que solo nosotros lo escuchemos. No tenemos que hacer un gran espectáculo de decirlo en voz alta para que todos los que nos rodean lo escuchen, aunque en algunas ocasiones sí lo hacemos en voz alta. Y la velocidad depende de cada uno de nosotros. El punto es no dejar fuera ninguna sílaba. Si alguna vez escuchan recitar mantras a Su Santidad el Dalai Lama, lo hace más rápido que prácticamente cualquiera persona que haya escuchado – lo mismo para recitar un texto o recitar cualquier cosa –; sin embargo, todo es claro.

Top