Entrevista sobre Tsenzhab Serkong Rinpoche - Alan Turner

Otros idiomas
Entrevistadora: ¿Cuál es tu nombre completo?

Turner: Alan Turner.

Alan, ¿cuándo y cómo conociste a Rinpoche?

Alrededor de 1975, nosotros le pedimos algunas enseñanzas.

¿Quiénes son nosotros?

Un grupo de personas que estaban interesadas en las enseñanzas en Dharamsala, varias enseñanzas, y siempre teníamos a Alex que nos acompañaba y traducía. Básicamente, todo lo que he estado con Serkong Rinpoche ha sido con Alex.

¿Puedes recordar realmente la primera vez que lo conociste?

Quizás. La primera o la segunda, creo.

Fue al asistir a una enseñanza en Dharamsala, ¿verdad?

Si. Solicitamos una enseñanza. Había un grupo de personas, un grupo de occidentales, tal vez seis, siete, ocho personas, y había algo en lo que estábamos interesados, y solo le pedimos que nos mostrara cómo hacerlo.

Entonces, ¿fuiste a su casa en Dharamsala?

Sí, su casa.

¿Cómo describirías a Rinpoche? ¿Cómo lo describiría con tus propias palabras?

Bueno, investigué quién era antes de ir allí, así que ya sabía quién era antes de llegar. Porque cuando estaba en Dharamsala, básicamente nos dijeron: “Si quieres recibir alguna enseñanza, acude con Su Santidad o sus tutores”. Serkong Rinpoche era considerado una especie de tutor. Él era un tsenzhab, así que es una especie de tutor del Dalái Lama. En lugar de que yo lo revisara -cosa que no puedo hacer- Su Santidad lo revisó; luego, por mi parte, supe que no habría problemas.

¿Cuál fue tu impresión cuando lo conociste por primera vez?

Era un anciano arrugado que parecía saber lo que estaba haciendo. Fue muy amable. Nos tomó en serio. Quiero decir, éramos solo un grupo de occidentales. Básicamente, no sabíamos realmente lo que estábamos haciendo y le pedimos que aclarara muchas cosas y se tomó la molestia de hacerlo. Nos tomó en serio. Él dijo: “Está bien. Si quieres hacer algo, es posible hacer algo. ¿Qué es lo que quieres hacer?”.

Entonces, fue muy paciente. ¿Hacían todo tipo de preguntas?

Sí. Simplemente dejaba las cosas claras. Él decía: “Si quieres hacer esto, tienes que hacer aquello, aquello, aquello y aquello”.

¿Todas estas fueron enseñanzas tántricas? ¿Estaba feliz de que recibieran estas enseñanzas y trataran de practicar el tantra en las primeras etapas? ¿O eran más enseñanzas del sutra?

En su mayoría eran enseñanzas sobre tantra. No se trataba de intentar hacerlas, era simplemente: “Hazlas”. Cualquiera puede hacerlas si quiere, no es la gran cosa.

¿Cuáles fueron algunas de las enseñanzas que solicitaron?

Solo algunas enseñanzas sobre deidades. Supongo que lo más fácil para mí es que me resulta muy fácil ver a mis maestros como deidades. No tuve ningún problema con eso. Eso me resulta muy fácil, no tuve que pensar en eso. Para mí, la mayoría de las cosas parecen algo naturales; simplemente parecía de sentido común y natural.

Acabas de responder una de mis preguntas. Todas las enseñanzas que recibiste de Rinpoche, ¿fueron principalmente de lo que solicitaste?

Sí, principalmente lo que solicité. Creo que Alex y yo estábamos interesados en las mismas cosas al mismo tiempo, así que fue muy bueno para los dos. Le pedí que me tradujera; de lo contrario, no habría tenido ninguna posibilidad de recibir enseñanza de nadie. También estaba interesado en los mismos temas, así que fue bueno para los dos. Quiero decir, como ahora, los compromisos que hago, probablemente todo lo que hago, lo traduce Alex. Entonces, sin él, estaría en un lío.

¿Conocías a Alex antes de conocer a Rinpoche? ¿O cómo se desarrolló tu amistad con Alex?

Él estaba en la biblioteca [la Biblioteca de Obras y Archivos Tibetanos], y todos conocían a todos en la biblioteca. Recibimos enseñanzas de Gueshe Ngawang Dhargyey. Básicamente, era solo un grupo de occidentales, y todos llegaron a conocer a todos los demás.

¿Cuánto tiempo pasaste en la India y cuando te fuiste, adónde fuiste?

Fui en 1974 a la India y permanecí allí unos tres años.

¿Y luego…?

Volví a Inglaterra.

¿Le pediste a Rinpoche que fuera a enseñar? ¿O cómo recibiste enseñanzas ahí?

Cuando regresé a Inglaterra, tenía una casa allí, así que le pedí dos veces que viniera. Debido a que estaba haciendo giras con Alex traduciendo, podía escribirle a Alex y pedirle que, cuando viniera, por favor pasara a verme - y solicité más enseñanzas, que aclarara mis dudas, para simplemente avanzar en la forma en que estaba haciéndolo.

¿Qué pasó con eso? ¿Cuándo fue Rinpoche a Inglaterra?

Era 1980 y 1982.

Básicamente, le solicitaste a Rinpoche que viniera a visitarte, y luego, cuando Rinpoche tuvo su gira mundial, vino a Inglaterra. ¿Se quedó contigo?

Sí. Se quedó conmigo dos veces.

¿Puedes contarnos un poco sobre eso? ¿Puedes contarnos alguna historia sobre la visita de Rinpoche a tu hogar?

Sabía quién era, así que no había nada que esperar. Estaba interesado en algunas enseñanzas más y él accedió a darme esas enseñanzas.

¿Estabas un poco nervioso? ¿Cómo interactuó con los niños?

¡Oh! ¿Los niños? Quiero decir, se llevaba muy bien con ellos. Se llevaba muy bien con todo el mundo. No había ningún problema por su parte.

¿Qué edad tenían tus hijos?

Creo que Sarah y Tom tenían algo así como cinco y tres la primera vez, algo así. Estaba muy contento de verlos. Siempre le agradaba ver a todo el mundo y simplemente era sencillo.

¿Interactuó con ellos? ¿Jugó con ellos?

Sí. Un poco.

¿Qué tipo de juegos hizo Rinpoche?

Solo como un abuelo, como un abuelo mayor. Ya sabes: “Hola, ¿y cómo estás?”. Por supuesto, eran muy tímidos porque no lo conocían, pero fue muy fácil.

¿Era formal? ¿Se quedó en su habitación? ¿O era informal?

No, no era formal en absoluto. Era totalmente como lo sería un abuelo. Exactamente igual que cualquier abuelo anciano, amable y bondadoso.

¿Qué hay de tu esposa, cómo interactuó con él?

También conocía a Serkong Rinpoche de antes. Para ella, no era nada nuevo.

Sin embargo, debes haber estado muy emocionado de que tu gurú fuera a quedarse contigo. ¿Hiciste alguna preparación de antemano? ¿Rinpoche hizo algún cambio? ¿Se sintió Rinpoche completamente a gusto contigo? Cuando cocinabas para Rinpoche... ¿Cómo fue todo eso?

No cociné para Rinpoche. Ngawang y Chondze estaban allí, así que ellos hicieron todo. Los llevaba al supermercado y ellos simplemente compraban lo que querían, regresaban y cocinaban lo que querían. Por lo general, solo hacían lo que querían.

En cuanto a mover las cosas en el dormitorio, puse las cosas como pensé que serían agradables para él, y él simplemente movió todo de la manera que él quiso. Creo que sintió que podía hacer eso. Allí se sentía como en casa, así que no me opuse.

¿No dijo Alex que normalmente no movía las cosas?

Bueno, si se trata de una persona muy solemne en Suiza, no sería muy bueno que empezaras a mover sus muebles, probablemente se sentirían un poco insultados, ¿no? Pero si quiere mover mis muebles, a mí no me importa.

Entonces, ¿tuviste una relación muy cómoda con Rinpoche? ¿Te sentías completamente relajado con Rinpoche? ¿Cuál fue la relación entre ustedes? ¿Cómo interactuaron?

Bueno, todo mi punto era que yo quería cambiar. Entonces, si él quería mover las cosas, incluyéndome a mí y a mi mente, no había problema.

¿Alguna vez te regañó?

Sí. [risas]

¿Cómo te trataba Rinpoche? ¿Cómo hablaba contigo?

¿Cómo me regañaba? ¿Quieres esa anécdota?

Sí.

Básicamente, hubo un momento en que me preguntó quiénes eran mis principales maestros, y le dije que él me agradaba mucho, y me agradaba mucho Yongdzin Ling Dorjechang. Básicamente me reprendió con bastante severidad, por decirlo suavemente, y dijo: “¿Quién crees que es Su Santidad el Dalái Lama? Su Santidad el Dalái Lama es siempre el primero. Solo Su Santidad puede mantener unidos a todos los tibetanos, nadie más puede hacerlo. Sin Su Santidad, todos se habrían separado y estarían por todos lados, y no habría budismo tibetano; simplemente estaría totalmente fragmentado”. Solo señaló que Su Santidad el Dalái Lama siempre debería ser el número uno, y eres increíblemente estúpido si no lo entiendes.

Cuenta la historia de cuando preguntaste sobre el compromiso.

Esa fue una vez en Dharamsala. En la década de 1970 las cosas eran un poco difíciles porque cuando pedíamos una enseñanza, si había un compromiso, teníamos que saber cuál era el compromiso porque en esos días no había traducciones. Entonces, pedí una enseñanza y, básicamente, quería saber cuál era la enseñanza para poder pedirle a Alex que tradujera el compromiso antes de recibir la enseñanza, porque entonces podría hacer el compromiso todos los días. Me regañó severamente, y Rinpoche dijo: “Deberías estar listo para hacer cualquier compromiso que te dé, sea el que sea. No importa lo que sea. Si no estás listo para asumir cualquier compromiso que te dé, en cualquier momento, ni siquiera deberías venir a pedirme la enseñanza”. Eso fue bastante justo. Desde entonces, tomé el compromiso a largo plazo sin que él me diera ninguno, y lo he hecho todos los días durante los últimos 30 años porque Alex lo tradujo. No me dio ningún compromiso, pero lo hice de todos modos.

¿Y todavía te sientes cómodo con eso?

Por supuesto. Me siento muy cómodo con todas las enseñanzas que recibí. Las disfruto.

Cuando Rinpoche solía regañarte en diferentes momentos, ¿cómo te sentías? Con tu personalidad, ¿lo tomabas bien?

Solo tienes que pensar en lo que decía porque obviamente lo estaba haciendo por una razón. Como todo lo que te dice un maestro, creo que tienes que pensar en lo que dijo y por qué lo ha dijo, por qué razón. Quiero decir, soy bastante tonto, así que me tomó un tiempo resolverlo, pero hoy puedo ver que Su Santidad es la persona más importante por millas en todo el budismo tibetano. Todo el mundo lo sabe y todo el mundo puede verlo. En ese momento, Su Santidad era más joven y sus maestros tenían bastante carisma, y no veíamos a Su Santidad tan a menudo; probablemente fue más fácil ver a los tutores de Su Santidad.

Pero a algunas personas les resultaría difícil que el profesor fuera muy severo con ellos; les gusta ser apoyados. Entonces, ¿pudiste manejarlo? ¿Rinpoche solía ser muy severo contigo?

No a menudo, no. Básicamente, si quería hacer algo, me decía: “Bueno, si quieres hacer eso, primero tienes que hacer eso, aquello, aquello y aquello”.

Hubo un tiempo agradable en el que estaba haciendo postraciones y casi había hecho 100.000. Básicamente, le pregunté muy claramente: “Está bien, ¿cómo debo hacer las postraciones?”, así que me dijo exactamente cómo hacerlas, y Alex lo tradujo de nuevo. Esto probablemente fue en 1980. Luego, en 1982 o algo así, tal vez fue un poco antes de eso, no lo sé, de todos modos, la siguiente vez que lo vi, me dijo: “¿Cómo van tus postraciones?”. Le dije: “Oh, muy bien”. Él dijo: “¿Y cómo las estás haciendo?”. Dije: “Como siempre las hago, exactamente como me dijiste que las hiciera”. Él dijo: “Oh no, no. Eso está completamente mal. ¡Empieza de nuevo!”. Para entonces había llegado a 84.000; tenía muchas ganas de terminarlas. “Oh no. Eso está completamente mal. ¡Empieza de nuevo!”.

¿Qué estabas haciendo mal?

Me dijo que hiciera una visualización. Estaba haciendo eso, y luego cambió de opinión sobre la visualización. Básicamente, la segunda vez fue para hacer los 35 Budas de la Confesión. La primera vez fue otra cosa.

¿Rinpoche quiso que hicieras el ngondro?

No, quise hacerlo por mí mismo. Nunca me recomendó que hiciera nada, aparte de tener a Su Santidad como número uno. Todo lo que hice provino de mi propio interés. Nunca me dio ningún consejo. Por lo general, decía: “Toma tu propia decisión sobre las cosas”.

¿Pero pensó que era muy, muy bueno que estuvieras haciendo eso? Él no decía: “Oh, está muy bien, ¿pero también deberías hacer esto?”.

Bueno, no es “muy bueno”; es solo sentido común. Quiero decir, si alguien hace postraciones, no importa de quién se trate, no está mal, ¿verdad? No está mal. Todos necesitamos hacer postraciones. Todos necesitamos hacer mantras de Vajrasatva. No creo que haya nadie vivo hoy que no necesite hacer ese tipo de cosas.

¿Alguna vez te elogió o dijo: “Bien hecho”?

No. Nunca me elogió por nada. Solo esperaba que lo hiciera. Debido a que había estado con él y le había pedido algunas enseñanzas sobre cómo hacer algo, esperaba que lo hiciera. Esa es la razón por la que vas con un maestro, le solicitas: “Me gustaría hacer esto”, entonces creo que el maestro espera que lo hagas; de lo contrario, ¿por qué acudes a él y le pides algo?

Cuando hiciste solicitudes a Rinpoche, ¿había un proceso formal sobre cómo lo hacías?

Fue extremadamente informal. Un momento típico cuando vino a mi casa en la década de 1980, y yo estaba sentado con Alex para una enseñanza, nos sentamos en un cojín y comenzamos a decir: “Sang gye cho...” [Sang-gye cho-dang tsog-kyi cho-nam-la (Tomo refugio en el Buda, el Dharma y la Sangha)]. “Oh, cállense”, dijo. “Siéntense. Si no tienen bodichita, ¡olvídenlo!”. Básicamente dijo: “En el tiempo que les toma mover su pie de un estribo al otro, deberían haber pasado de un extremo del lam-rim al otro y de regreso, ¡así que solo se recuerdan a ustedes mismos la bodichita y es todo!”. Luego dijo: “Todos ustedes, occidentales, dicen: 'Esperen un minuto. El Señor de la Muerte viene. Espera un minuto, Señor de la Muerte, quiero acomodar mi asiento. Espera un minuto, Señor de la Muerte, solo barreré la habitación. Espera, sacaré mis tazones de agua”. Dijo: “No sucede así”. Chasqueó los dedos y dijo: “Se termina, así. Tienes que estar listo así de rápido”.

Entonces, no pierdas el tiempo.

Solo hazlo. Dijo: “Deberías haber pensado en tu motivación de la bodichita antes de siquiera haber entrado en la habitación”. Quiero decir, hoy en día, él diría, deberías tener eso todo el día, todos los días, de cualquier manera.

¿Rinpoche era tu gurú raíz?

No. Su Santidad es mi gurú raíz; de lo contrario, me regañarían severamente.

¿Cómo te enteraste de la muerte de Rinpoche? ¿Qué sucedió?

Creo que Alex me llamó.

¿Cómo fue eso?

Bueno, simplemente es algo que tienes que aceptar. Creo que ahora, de hecho, para ser absolutamente honesto, si un maestro fallece hoy, en realidad podemos ser felices. Porque si están en la luz clara, bueno, es algo gozoso, ¿no es así? Entonces, ¿por qué deberíamos llorar? Si lloramos, es egocentrismo. No es algo de qué preocuparse. Si tienes mucha fe en tu maestro, no hay nada de qué preocuparte. Han muerto muchas veces antes, no es la gran cosa.

¿Cómo conociste a Rinpoche en su vida actual?

La primera vez que lo vi fue en el camino entre el templo de Dharamsala y su labrang. Iba allí porque Su Santidad estaba dando las enseñanzas que da en Losar (lo-gsar, año nuevo). Debían comenzar, digamos, el miércoles, así que llegué el martes con algunas otras personas. Subí con Gueshe Wangchen y algunas otras personas, y llegamos el martes. Tan pronto como llegamos, escuchamos: “Oh, Su Santidad recién está comenzando sus enseñanzas ahora”. Entonces, por supuesto, todos dejaron sus maletas y fueron directamente a las enseñanzas de Su Santidad, y llegamos allí al comienzo de sus enseñanzas.

No había visto al pequeño Serkong Rinpoche, así que después de las enseñanzas de Su Santidad el primer día... Había alrededor de cinco o seis mil personas yendo por el camino, y sabes qué tipo de caos es ese, y en general, tratas de no chocar con otras personas. Cuando estaba a la mitad del camino, vi a este pequeño chico justo a mi lado, mirándome. Alguien lo cargaba en su espalda, Buchung, a quien nunca había visto antes en mi vida. No conocía a Buchung y no conocía a este pequeño, pero él solo me estaba viendo fijamente, y sentí como una especie de descarga eléctrica. Luego, simplemente se fue y desapareció entre la multitud porque Buchung solía caminar bastante rápido, y cuando fui a su casa, ese era el pequeño que me estaba mirando.

¿Qué dijo él?

Nada. Simplemente me miró, era solo un pequeño sobre los hombros de alguien, porque estaba atravesando la multitud. Tenía cuatro años. No dijo nada.

¿Cómo fue eso?

Oh, era solo un niño pequeño. Se parecía mucho a mis hijos cuando eran pequeños. Simplemente jugué con él y era muy amable. Yo estaba muy feliz de verlo.

¿Cuánto has podido ver a Rinpoche?

Generalmente, alrededor de cada cuatro años. A veces un poco menos, pero generalmente cada cuatro años. La segunda vez que me encontré con él, había pasado de tener cuatro a ocho años. Como saben, cuando los niños crecen, son como el doble de grandes, por lo que se veía completamente diferente. La segunda vez, bajé a su casa en McLeod Ganj, y allí estaba un niño pequeño parado afuera de la puerta, simplemente parado sin hacer nada. Me acerqué a él y le dije: “Disculpe. ¿Podría decirme dónde está Gendun Samdup?”. Él dijo: “¿Qué te pasa, Alan? ¿No reconoces a tu maestro?”. Estuve allí un par de semanas, y la única vez que salió por la puerta fue para ir al baño (y luego regresar directamente). Solo estaba parado allí, esperando. Eso no es de mi lado; eso es de su lado.

¿Hay otras historias como esa?

No lo creo.

El teléfono.

Oh, el teléfono. Cuando Sarah estaba enferma… Mi hija se fue a la India con mi esposa [Irene] y se puso un poco enferma, así que me llamaron para ir a buscarla. Mi esposa consideró que estaba muy enferma. Entonces, por supuesto, lo primero que hice fue telefonear a Serkong Rinpoche en el sur de la India y decirle: “Mi esposa dice que Sarah está enferma”. Él dijo: “Está bien. Lo averiguaré”, y fue con un viejo Gueshe y le arrojaron algunos mos (mo, adivinación de dados) o algo así. Cuando lo llamé por teléfono al día siguiente, dijo: “Oh, está bien. No hay problema. Ella está emocionalmente abrumada, así que no hay ningún problema real”.

Irene todavía consideraba que estaba muy enferma, así que fui a Dharamsala a verla, y estuvo bien. Pero cada vez que llegaba a algún lado, llamaba a Serkong Rinpoche para decirle lo que estaba haciendo. En el camino de regreso, pensé: “Bueno, estamos en la estación de tren de Pathankot. Cuando lleguemos a Delhi, lo llamaré por teléfono y le diré que estamos bien y que volveremos a Inglaterra”. Así que llamé al sur de la India, alguien contestó el teléfono y dije: “Hola. Es Alan. ¿Podría hablar con Serkong Rinpoche?”. Él dijo: “¿Quién crees que es? He estado sentado junto al teléfono, esperándote”. Normalmente no se sienta junto al teléfono, así que, por supuesto, es Serkong Rinpoche. “Muchísimas gracias. Estamos bien. Estamos yendo a casa”.

Por pura coincidencia, nos subieron a primera clase de regreso a casa. Fue en un jumbo jet con unas 350 personas, y estábamos arriba en una pequeña habitación con 12 personas: seis de un lado y seis del otro. Quiero decir, tantas cosas en ese momento fueron pura coincidencia. Estaba muy lejos, pero parecía saber más que yo lo que estaba pasando porque le pedí ayuda.

¿Es muy especial poder continuar la relación con él?

Fue pura coincidencia.

Todo esto de continuar esa relación con tu gurú durante dos vidas...

Me parecería extremadamente estúpido no hacerlo, ¿no es así?

Pero no todo el mundo tiene la oportunidad y se encuentra en esa situación.

¿Por qué no?

Bueno, porque podrían estar viviendo en la misma vida que su maestro.

Está bien. Entonces continúa. Habrá una próxima vida. Simple, ¿no es así?

No soy diferente a nadie. Nadie es diferente. Todos somos iguales. Todo el mundo empieza en alguna parte, simplemente sigue adelante.

¿Ya le has solicitado enseñanzas a Rinpoche?

He solicitado algunas. Sí.

¿Tienes una lista? Estás esperando...

No, no tantas. No. Le tomará tiempo. Tiene que hacer su entrenamiento. Básicamente tiene que hacer su entrenamiento. Nueva mente burda, nueva mente sutil, entonces él tiene que hacer su entrenamiento. Eso es lo más importante en este momento.

Entonces, ¿Rinpoche te enseña de muchas maneras?

Supongo que todos los maestros de Dharma te enseñan. No sé si es como si él estuviera parado sobre mí con una varita mágica. Siempre he encontrado que la mayoría de las cosas tienen que venir de mi lado, como el sentido común. No creo que haya nada mágico en ninguna relación. Creo que tienes que querer hacer algo y usar tu propio sentido común.

Pero cuando interactúas con Rinpoche, ¿sientes y captas los consejos solo en la forma en que interactúas? ¿Sientes que Rinpoche realmente te está dando consejos de una manera muy sutil? ¿O tomas lo que te dice, la forma en que interactúa contigo, como un consejo de tu maestro?

Lo que sea que alguien diga, lo pensaré. No tomaré nada de inmediato. Pienso acerco de ello. ¿Es de sentido común? ¿Es lógico? Quiero decir, si me dijera que saliera e hiciera algo estúpido, no lo haría. Si me dijera que hiciera algo que no quiero hacer, le preguntaría: “¿Por qué? ¿Por qué me dices eso?”. No sé si lo haría.

No creo que haya nada mágico en una relación con un maestro. Creo que es básicamente sentido común, mucho. Personalmente, creo que lo que dijo el Buda fue como las leyes de la naturaleza. Dijo lo que hay aquí. No inventó nada. El Buda básicamente nos dijo lo que hay aquí, nos guste o no. El karma, todo eso, el renacimiento. Está aquí, nos guste o no. No es nada mágico, ¿verdad? El sufrimiento no es mágico.

Entonces, en esta situación de estar, en comparación con muchas personas, muy cerca de Rinpoche...

Si soy cercano a Rinpoche, la única razón es porque le pedí enseñanzas y luego hice lo que me dijo que hiciera. Cualquiera puede hacer eso. Eso no es nada especial. No hay nada especial en eso. Cualquiera puede hacerlo. Si quieres hacer algo, ve con un maestro y solicítale lo que quieres hacer. Si sigues sus consejos, que suelen ser de sentido común, entablas una relación con el profesor. Si vas a las enseñanzas de Su Santidad, no puedes equivocarte. Su Santidad enseña mucho en Occidente. Quiero decir, cualquiera puede entablar una relación con Su Santidad. Bueno, no puedes equivocarte con eso, ¿verdad?

No, no puedes.

No puedes equivocarte.

¿Ver a Rinpoche en dos vidas te ayudó a convencerte del renacimiento? ¿O ya estabas convencido?

Personalmente, encuentro que todas las enseñanzas del tantra tienen que ver con la muerte. Es el proceso de la muerte. Quiero decir, si no creemos en el renacimiento, ¿para qué lo estamos haciendo? Si no creemos en el renacimiento, bueno, ¿qué es el karma? ¿Para qué nos interesa el budismo? Esa es una parte muy, muy importante del budismo. Si no hubiera muerte, no habría karma, lógicamente, ¿verdad? Luego, si no hubiera karma, bien podríamos salir con una tarjeta de crédito, gastar hasta el máximo y luego volarnos los sesos para aliviar el sufrimiento.

¿Pero te convencieron más estas historias de que Serkong Rinpoche te reconociera?

Él no me reconoció a mí; yo lo reconocí a él. Él no tenía nada para mí, solo soy una persona normal, no soy la gran cosa.

¿Qué esperanzas tienes para Rinpoche en el futuro?

¿Qué esperanzas tengo para Rinpoche en el futuro? Creo que está haciendo un buen trabajo. No creo que tenga que esperar nada. Estoy seguro de que será un muy buen maestro. Esa es toda su razón de vivir; esa es la razón por la que personalmente creo que ha renacido. De lo contrario, si no quieres ayudar a la gente, simplemente te vas a alguna tierra búdica... sin embargo, no creo que él sea así. Creo que toda su vida es para servir a Su Santidad, por lo que me parece bastante natural que vuelva a servir a Su Santidad, de cualquier manera que pueda.

¿Estás deseando recibir enseñanzas de él?

Sí. ¿Cómo puede alguien no esperar eso? Eso es sentido común, ¿no? ¿Estás deseando recibir enseñanzas de tu maestro, de cualquier maestro? Por supuesto que sí.

¿Invitarás a Rinpoche a Inglaterra?

Si quiere venir; si no, vendré aquí. No creo que importe. Puedo subirme fácilmente a un avión; no es problema. No me importa adónde tenga que ir, a cualquier sitio.

¿Has estado alguna vez en Spiti?

No, nunca he estado en Spiti.

Bueno, este es el final de la historia. Muchas gracias.

Tú hiciste las preguntas, yo no hice nada.

Top