Otros idiomas

Vasubandhu nació a finales del siglo IV en Purushapura en la tierra de Gandhara, actual norte de Pakistán. Su año de nacimiento se da como un año después de que su medio hermano mayor, Asanga, se hiciera monje. Su madre era la misma que la de Asanga, es decir, la extremadamente erudita Prakashashila (gSal-ba’i tshul-khrims, sct. Prakāśaśīla), y su padre era un brahmán, un sacerdote de la corte que era una autoridad en los Vedas.

Al haber recibido enseñanzas de los campos básicos del conocimiento por parte de su madre, ella le dijo que dominara todos los textos del Tripitaka, Las Tres Canastas de las palabras del Buda. Siguiendo su consejo, recibió la ordenación de monje en Nalanda y estudió primero los textos básicos del Hinayana. Luego fue a Cachemira para estudiar las enseñanzas Vaibáshika, especialmente aquellas sobre abhidharma (temas especiales de conocimiento), así como sobre vinaya (las reglas monásticas de disciplina) con Sanghabhadra (’Dus-bzang, sct. Saṅghabhadra). En su camino de regreso al centro de la India, fue atacado por ladrones, quienes robaron todos sus textos. Impávido, regresó a Cachemira para recopilar más textos y, una vez más, fueron robados en el camino de regreso a la India. Esto sucedió tres veces. Decidió que, si memorizaba todos los textos, nadie podría robarlos. Tuvo éxito en su monumental hazaña de memorización y regresó a Nalanda, ileso y sin posesiones, donde enseñó mucho.

Allí compuso su Tesoro de temas especiales de conocimiento, puesto en versos (Chos mngon-pa’i mdzod-kyi tshig-le’ur byas-pa, sct. Abhidharmakośa-kārikā), explicando la visión Vaibáshika del abhidharma, y se lo envió a su maestro, Sanghabhadra, quien estaba muy complacido. Luego escribió su Autocomentario a “Tesoro de temas especiales de conocimiento” (Chos mngon-pa’i mdzod-kyi bshad-pa, sct. Abhidharmakośa-bhāṣyā), criticando muchas de las afirmaciones Vaibáshika desde el punto de vista Sautrántika. Esto no complació a Sanghabhadra en absoluto y escribió refutaciones a las afirmaciones Sautrántika de su alumno en su texto Extenso autocomentario a “Una lámpara para temas de conocimiento”, un subcomentario de luz (Abhidharmadīpa-vibhāṣāprabhāvṛtti).

Mientras estaba en Nalanda, Vasubandhu leyó los cinco textos Mahayana que su medio hermano Asanga había escrito a partir de sus enseñanzas de Maitreya y, menospreciando las enseñanzas Mahayana, cuestionó que en realidad las hubiera recibido de Maitreya. Dijo, sarcásticamente, que Asanga se había quedado 12 años en la jungla y, en lugar de actualizar el samadhi, había escrito un montón de obras. Preocupado de que Vasubandhu pudiera usar su gran intelecto para socavar las enseñanzas del Mahayana, Asanga encargó a uno de sus discípulos que memorizara El sutra de los diez niveles de la mente del bodisatva (Sa bcu-pa'i mdo, sct. Daśabhūmika Sūtra) y a otro que memorizara El Sutra enseñado por el Arya Akshayamati (Blo-gros mi-zad-pas bstan-pa’i mdo, sct. Āryākṣayamati-nirdeśa Sūtra) y que recitaran estos sutras Mahayana afuera de donde se hospedaba Vasubandhu.

Después de escuchar el primero de estos en la noche y el otro a la mañana siguiente, y darse cuenta de cuán profundas eran las enseñanzas Mahayana, Vasubandhu sintió un profundo pesar por haberlas menospreciado. Le pidió a su asistente que trajera un cuchillo para poder cortarse la lengua, pero los dos discípulos de Asanga le dijeron que esto no haría nada para purificar los potenciales negativos que había acumulado y que era mejor discutir el asunto con Asanga. Los dos medios hermanos se conocieron y tuvieron un debate, como resultado del cual Vasubandhu aceptó las enseñanzas del Mahayana y la visión Chitamatra que defendía Asanga. Asanga luego le enseñó los sutras Mahayana y le dijo que él mismo debía enseñarlos extensamente, para purificar las calumnias que había lanzado hacia sus enseñanzas.

Vasubandhu memorizó todo el corpus de los sutras Mahayana y tomó como práctica diaria la recitación de El sutra del Prajnaparamita de 8,000 versos. Normalmente, a alguien le tomaría un año entero recitar todos los sutras del Mahayana, pero Vasubandhu pudo hacerlo, y todo de memoria, ininterrumpidamente durante quince días y noches mientras estaba sentado en una tina de aceite de sésamo para evitar una perturbación a su sistema sutil de energía. Tales hazañas extraordinarias al conferir la transmisión oral de las palabras del Buda le valieron el título de “El Segundo Omnisciente” (kun-mkhyen gnyis-pa).

Vasubandhu escribió una gran cantidad de textos. Entre ellos, había comentarios sobre varios sutras Mahayana y varios de los textos Chitamatra de Maitreya y Asanga, tales como:

  • Comentario explicativo sobre “El sutra de los diez niveles de la mente del bodisatva” (’Phags-pa sa-bcu-pa’i rnam-par bshad-pa, sct. Ārya-daśabhūmi-vyākhyāna);
  • Comentario con anotaciones sobre “El sutra enseñado por Arya Akshayamati” (’Phags-pa blo-gros mi-zad-pas bstan-pa rgya-cher ’grel-pa, sct. Āryākṣayamatinirdeśa-ṭīkā).
  • Explicación de “Filigrana para los Sutras (Mahayana)” (de Asanga) (mDo-sde’i rgyan-gyi bshad-pa, sct. Sūtrālaṃkāra-bhāṣya);
  • Explicación de “Diferenciar el medio de los extremos” (de Asanga) (dBus-dang mtha’ rnam-par ’byed-pa’i ’grel-pa, sct. Madhyāntavibhaṅga-bhāṣya);
  • Comentario sobre “Diferenciar a los fenómenos y su verdadera naturaleza” (de Asanga) (Chos-dang chos-nyid rnam-par ’byed-pa’i ’grel-pa, sct. Dharmadharmatāvibhaṅga-vṛtti).
  • Comentario sobre el “Compendio de Mahayana” (de Asanga) (Theg-pa chen-po bsdus-pa’i ’grel-pa, sct. Mahāyānasaṃgraha-bhāṣya).

También escribió varios textos de Chitamatra propios, que incluyen:

  • Veinte Versos (Nyi-shu-pa’i tshig-le’ur byas-pa, sct. Viṃśatikākārikā);
  • (Auto)comentario sobre “Veinte (Versos)” (Nyi-shu-pa’i ’grel-pa, sct. Viṃśatikā-vṛtti);
  • Treinta versos (Sum-cu-pa’i tshig-le’ur byas-pa, sct. Triṃśikākārikā);
  • Una discusión sobre los cinco factores agregados (Phung-po lnga’i rab-tu byed-pa, sct. Pañcaskandhaprakaraṇa);
  • Una discusión para el establecimiento del karma (Las grub-pa’i rab-tu byed-pa, sct. Karmasiddhiprakaraṇa).

Durante la última parte de su vida se dedicó a la meditación contemplativa y se negó a participar en debates incluso con oponentes dignos. Falleció a la edad de 80 años mientras estaba de visita en lo que ahora es Nepal.

Top