Respetar la impermanencia

Cuando honramos el hecho de que todo en la vida cambia todo el tiempo, evitamos quedar atrapados en formas obsoletas de relacionarnos con los demás.

Explicación

La impermanencia significa cambio: las cosas que se ven afectadas por causas y condiciones nunca permanecen estáticas, cambian de un momento a otro. Algunas cosas, una vez hechas, degeneran lentamente y se desmoronan hasta llegar a su fin, como tu computadora, tu automóvil o tu cuerpo. Otras cosas cambian de un momento a otro, pero como siempre se renuevan no se desgastan, como tu actividad mental básica, ya sea como un bebé, un adulto activo o un paciente geriátrico con Alzheimer. Algunas cosas suben y bajan, como la temperatura o la calidad de tu meditación; mientras que otras, como la gente en un avión, se junta y se separa. Algunas cosas pasan por ciclos repetidos, como las estaciones o el ciclo del día y la noche, mientras que otras surgen, moran y cesan repetidamente, como los universos, según la visión budista. Hay muchos tipos diferentes de impermanencia.

Desafortunadamente, debido a que nuestra mente no percibe extensiones de tiempo simultáneamente en un instante, nos confundimos y, a veces, pensamos que las cosas permanecen estáticas y nunca cambiarán, como nuestras relaciones, nuestra juventud, nuestro estado de ánimo, etc. Cuando pensamos así, nos creamos infelicidad y problemas. Por ejemplo, estamos en una relación amorosa con alguien. Surgió por ciertas causas y circunstancias: ambos estábamos en el mismo lugar, ambos estábamos buscando una pareja, ambos teníamos otras cosas en nuestra vida. Pero, con el tiempo, esas condiciones cambiaron. Si nos aferramos al tipo de relación que teníamos al principio, en las primeras etapas, somos incapaces de ajustar nuestra relación cuando nuestra pareja cambia de trabajo, se muda a otra ciudad, tiene una visita o hace nuevos amigos, o cuando sucede algo similar en nuestra vida. Nos aferramos a la forma en que era nuestra relación antes y debido a que eso está fuera de contacto con la realidad, sufrimos y somos infelices.

Para nuestra meditación, vamos a enfocarnos en varias cosas de nuestra vida que están sujetas a la impermanencia y tratemos de enfocarnos en ellas con la conciencia de que han cambiado y continuarán cambiando a medida que pasa el tiempo y, en algún momento, llegarán a su fin.

Meditación

  • Tranquilízate enfocándote en la respiración.
  • Concéntrate en tu relación con tu madre.
  • Observa cómo comenzó: eras un bebé y eso afectó su relación de cierta manera.
  • Luego, tu madre y tú se hicieron mayores y, conforme fuiste un niño, un adolescente y luego un adulto, y ella envejeció, su relación cambió, ¿no es verdad?
  • Incluso cuando ella muera o si ya murió, aunque su relación interactiva haya llegado a su fin, observa cómo tu actitud y su recuerdo cambia y continúa cambiando.
  • Enfócate en tu relación con tu padre de la misma manera.
  • Enfócate en tu relación con una pareja a la que amas o has amado.
  • Enfócate en tu vida profesional.

Resumen

La impermanencia es un hecho de la vida. Nos guste o no, todo cambia todo el tiempo y nada permanece igual para siempre. Cuando aceptamos esta realidad, nos damos cuenta de que es inútil aferrarse a algo como si fuera siempre igual. Cuando somos capaces de adaptarnos a los cambios que inevitablemente ocurren en nuestras situaciones de la vida, nuestras relaciones, nuestro cuerpo, etc., evitamos una gran cantidad de infelicidad y problemas que de otro modo podríamos tener.

Top