Tranquilizarse

Al enfocarnos en la respiración y contar sus ciclos, nos tranquilizamos de tal forma que podemos generar estados mentales positivos.

Explicación

La meditación es un método para desarrollar hábitos positivos a través de la repetición, como crear una nueva vía neuronal y debilitar una antigua. Para hacer esto, primero es necesario tranquilizar a nuestra mente acelerada con el fin de crear un espacio abierto para generar una comprensión y una actitud nuevas y más beneficiosas. La capacidad de tranquilizarse es en sí misma un hábito beneficioso, pero es un estado neutral que luego puede ser la base para generar una actitud constructiva o destructiva. Queremos utilizar este estado de calma como el espacio abierto para generar un estado mental constructivo, y para eso es un paso preparatorio indispensable.

Tranquilizarnos nos ayuda a lidiar mejor con las cosas difíciles que surgen en la vida. A menudo, lo que nos impide lidiar con ellas correctamente es que nuestra mente no está clara; está llena de divagaciones mentales debido al cansancio y el estrés. Por ejemplo, hemos tenido un día de trabajo largo y difícil; aún queda una hora antes de que podamos irnos, y todavía hay más trabajo por hacer. Enfocarnos en la respiración nos ayudará a tranquilizarnos para que podamos afrontar esta difícil situación con un estado mental claro.

Meditación

  • Siéntate de forma derecha, con las manos en el regazo, los ojos entreabiertos, mirando hacia el suelo y los dientes sin apretar.
  • Relaja la tensión en tu cuerpo, especialmente tus hombros, boca y frente. No podemos calmar la mente a menos que se libere la tensión del cuerpo.
  • Respira normalmente por la nariz.
  • En tu mente, cuenta rondas de 11 respiraciones una y otra vez, enfocándote en la sensación del aire que entra y sale por tus fosas nasales.
  • Ten presencia mental de la sensación de la respiración y el conteo (sujétalo con pegamento mental).
  • Mantente alerta para detectar cuando hayas perdido la atención debido al sopor o a la divagación mental.
  • Cuando detectes que has perdido la atención, vuelve a poner tu atención en la respiración y en el conteo.
  • Si detectas divagación mental, suelta suavemente el pensamiento, imaginando que sale de tu mente al exhalar, y vuelve tu atención a la respiración y el conteo.
  • Si tus hombros o tu cara se han tensado nuevamente, relájalos una vez más.
  • Al final, como una transición para salir de la meditación, nuevamente tranquilízate con una mente silenciosa.

Resumen

Cuando estamos cansados y estresados y necesitamos más claridad mental y equilibrio emocional para lidiar con situaciones desafiantes, necesitamos tranquilizarnos y recuperar nuestra compostura mental y emocional. Como una computadora, requerimos reiniciar nuestra mente. Para hacer esto, necesitamos relajar nuestro cuerpo y enfocarnos en la respiración, mientras contamos los ciclos de respiración. Al practicar este método en casa con la meditación, se construye una vía neuronal y un hábito, de modo que recordamos aplicar el método cuando lo necesitemos en la vida diaria, y se vuelve más fácil aplicarlo y mantenerlo.

Top