Generar cuidado

Al considerar a los demás como seres humanos, con sentimientos igual que nosotros, desarrollamos el cuidado y el interés con respecto a cómo nuestras formas de actuar y de hablar afectan sus sentimientos.

Explicación

Una vez que hemos calmado nuestra mente concentrándonos en la respiración, que es un requisito previo para cualquier tipo de meditación, ahora estamos listos para generar un estado mental positivo y constructivo. Para interactuar con los demás, lo más importante es tener una sincera consideración e interés por ellos. Esto significa tomarlos en serio como seres humanos, alguien que tiene sentimientos como nosotros. Sin embargo, es fácil perder de vista este hecho y volvernos insensibles cuando estamos ocupados, estresados o, de alguna manera, preocupados por nosotros mismos. Pero cuanto más nos enfocamos en nosotros mismos y en nuestros propios problemas y sentimientos, más infelices nos volvemos. Estamos fuera de contacto con la realidad más amplia que nos rodea.

Como seres humanos, somos animales sociales; todos confiamos unos en otros para nuestro bienestar y felicidad. Necesitamos interactuar con ellos. Por lo tanto, para interactuar con los demás de una manera realista y saludable, necesitamos interesarnos sinceramente por su bienestar y felicidad. En particular, necesitamos ser sensibles a la realidad de sus situaciones y sus sentimientos, especialmente en respuesta a las formas en que interactuamos con ellos.

Así como cuando nos encontramos con alguien, lo que hemos experimentado al principio del día ha afectado el estado de ánimo en el que nos encontramos, lo mismo les ocurre a los demás. No salen de la nada cuando nos encontramos con ellos. El estado de ánimo en el que se encuentran va a afectar nuestra interacción, al igual que nuestro estado de ánimo la afectará. Si somos insensibles a la verdad y la realidad de esto, con respecto a nosotros mismos y a los demás, nuestra interacción puede resultar bastante diferente de lo que nos gustaría. Además, la forma en que hablamos con ellos y cómo los tratamos afectará sus sentimientos, así como la forma en que nos hablan y nos tratan afectará los nuestros.

Si nos acordamos de estos hechos y tenemos recordación (presencial mental) de ellos cada vez que estamos con otros, ya sean amigos, extraños o personas que no nos agradan, nuestras interacciones serán más fructíferas y satisfactorias, tanto para nosotros como para los demás.

Meditación

  • Tranquilízate enfocándote en la respiración.
  • Con la mente tranquila, sin juzgar, piensa en alguien con quien sientas cercanía y con quien te guste estar.
  • Considera a la otra persona con el entendimiento de que es un ser humano y tiene sentimientos,
  • así como yo.
  • El estado de ánimo en el que te encuentras afectará nuestra interacción,
  • así como mi estado de ánimo la afectará.
  • La forma en que te trate y lo que te diga afectará aún más tus sentimientos.
  • Por lo tanto, así como espero que te intereses por mí y por mis sentimientos en nuestra interacción, yo me intereso por ti. Me interesan tus sentimientos.
  • Repite toda la secuencia mientras te enfocas en alguien que es simplemente un conocido o un extraño, alguien hacia quien no tienes sentimientos especiales, como alguien que recoge tu boleto en un cine.
  • Repite bien toda la secuencia enfocándote en alguien que no te agrada y con quien te resulta incómodo estar.

Resumen

Esta meditación tiene muchas aplicaciones y se puede expandir ampliamente. También podemos enfocarnos en personas de diferentes edades, diferentes géneros, diferentes razas, etc., en las tres categorías anteriores. También podemos enfocar la meditación en nosotros mismos. Nosotros también somos seres humanos y tenemos sentimientos, y la forma en que nos tratamos a nosotros mismos y hablamos de nosotros mismos en nuestra mente afecta mucho nuestros sentimientos. De esta manera, también desarrollamos una actitud considerada hacia nosotros mismos.

Top