Darle sentido a la vida

Cuando nuestra vida nos parece rutinaria y sin sentido, obtenemos una dirección significativa al trabajar con nosotros mismos para superar nuestros defectos y desarrollar nuestros potenciales.

Explicación

Muchos de nosotros sentimos que nuestra vida no va a ninguna parte. Podría parecernos que nuestro trabajo no tiene sentido, o podríamos estar desempleados y no ver ninguna perspectiva de mejora. Podríamos estar todavía en la escuela y cuestionar el valor y el significado de nuestra educación. Tememos que las cosas empeoren y existe el peligro de caer en una depresión. Aunado a esto, nos gustaría hacer algo significativo y eso haría algún cambio positivo en el mundo, y nos gustaría compartir eso con otros. Muchos de nosotros incluso nos damos cuenta de que ganar mucho dinero y tener muchas cosas no satisface nuestra necesidad de sentido.

El budismo aborda este problema con el tema de la dirección segura, generalmente traducido como refugio. Cuando nos damos cuenta de que la preciosa vida humana que tenemos definitivamente terminará con la muerte y que nos esperan peores renacimientos si no hacemos algo positivo ahora con nuestra vida, revisamos cómo podemos evitarlo. De manera similar, incluso si no aceptamos el renacimiento, podemos valorar la preciada vida que tenemos ahora y, sabiendo lo terrible que será morir con pesar por lo insignificante que fue nuestra vida, tememos que las cosas empeoren en esta misma vida.

La dirección segura que ofrece el budismo está indicada por las Tres Joyas Preciosas. La principal es el Dharma – las verdaderas cesaciones y las verdaderas mentes que son el camino – esto es, trabajar con nosotros mismos para superar nuestras deficiencias y realizar todos nuestros potenciales desarrollando todas las buenas cualidades. Las deficiencias incluyen emociones perturbadoras, falta de concentración, egocentrismo, dificultades para comunicarse de manera efectiva, etc. Las buenas cualidades incluyen los valores humanos básicos de bondad, compasión, paciencia, comprensión, perdón, honestidad, etc., así como un sentido de la ética, concentración e introspección. Trabajar para obtener estas cualidades, como los budas lo han hecho en su totalidad y los maestros altamente realizados en parte, claramente daría sentido a nuestra vida.

Aunque nos gustaría compartir cosas con los demás, esto no significa simplemente publicar nuestro éxito en las redes sociales, sino que, con una confianza creciente en nosotros mismos, compartimos nuestro desarrollo con los demás ayudándolos de cualquier manera pequeña o grande que podamos. Por lo tanto, darle una dirección segura a nuestra vida se basa en el temor de que las cosas empeoren, la confianza en el hecho de que trabajar en nosotros mismos es una dirección segura para evitar que nuestras vidas empeoren, y el interés y la compasión por los demás a quienes nos gustaría ayudar al compartir nuestros logros.

Meditación

  • Tranquilízate enfocándote en la respiración.
  • Piensa en tu vida y evalúa si la encuentras significativa o no.
  • Piensa en cómo te gusta compartir cosas de tu vida con los demás.
  • Piensa cómo el hecho de trabajar para superar tus deficiencias y desarrollar tus potenciales le daría sentido a tu vida y te permitiría compartir algo significativo con los demás, no solo trivialidades, y lo maravilloso que sería si lo que compartieras -no solo en línea, sino en interacción personal- les ayudara de alguna manera.
  • Imagina caer por el precipicio a una profunda depresión por la falta de una dirección significativa en tu vida.
  • Piensa en cómo trabajar contigo mismo te salvaría de esta depresión y sería un regalo maravilloso que podrías compartir con los demás.
  • Decide darle esa dirección a tu vida.
  • Imagina lo mismo, pero ahora estás al borde de caer por ese acantilado.
  • Imagina lo mismo, aunque estás un poco lejos del acantilado, pero te acercas cada vez más a él.

Resumen

Cuando descubrimos que nuestra vida es rutinaria, aburrida y aparentemente sin sentido, debemos adoptar un enfoque proactivo. Necesitamos darle una dirección positiva a nuestra vida, una que sea significativa no solo para nosotros sino para los demás. Esta dirección es trabajar en nosotros mismos para superar nuestras deficiencias y desarrollar nuestros potenciales positivos. Ya sea que nuestro objetivo final sea o no hacer esto en su totalidad, como lo han hecho los budas y los seres altamente realizados lo han logrado en parte, aun así, emprender este viaje mejorará enormemente la calidad de nuestra vida.

Top