La perfección de la concentración: Dhyanaparamita

Nuestra mente está deambulando por todas partes. Incluso cuando tratamos de enfocarnos en algo, estamos constantemente distraídos por notificaciones continuas de nuestros teléfonos inteligentes, o soñando despiertos con escenarios establecidos en el futuro. Nuestras emociones saltan arriba y abajo, impidiéndonos que nos enfoquemos con estabilidad alguna, especialmente cuando nuestra mente está llena de ansiedad, preocupaciones y miedo. Con la perfección de la concentración, completa con estabilidad mental y emocional, somos capaces de usar todas nuestras habilidades de forma exitosa para finalizar cualquier tarea positiva.

Introducción

La quinta de las seis actitudes de largo alcance (perfecciones) es la concentración o estabilidad mental. Con ella somos capaces de permanecer perfectamente enfocados en cualquier objeto, por tanto tiempo como queramos, con una emoción positiva y un entendimiento profundo. Nuestra mente está totalmente libre de los extremos de la divagación mental, la volatilidad causada por las emociones perturbadoras (específicamente debido a la atracción por los objetos de deseo), o el sopor mental. Con una mente afilada, nuestras energías se vuelven concentradas y domadas, y ya no corren salvajemente por nuestro interior. Llegamos a experimentar un sentimiento de vivificante gozo, aunque apacible, tanto a nivel mental como físico. Experimentamos la extraordinaria claridad de la mente que surge cuando es despojada de cualesquiera pensamientos distractores o emociones extrínsecas. Sin apego a este estado básico, claro y gozoso, podemos usarlo para lograr cualquier propósito positivo que deseemos.

Hay varias maneras de dividir la estabilidad mental de largo alcance, según la naturaleza, el tipo y la función.

Divisiones según la naturaleza de la concentración

Una manera de dividir los diferentes estados mentales de la estabilidad de largo alcance es según el nivel de logro de la persona que lo tiene. Podemos diferenciar la perfección de la concentración de:

  • Una persona ordinaria: alguien que todavía no ha logrado una cognición no conceptual de la vacuidad (vacío).
  • Alguien que transciende lo ordinario: un ser altamente realizado (un "arya") con una cognición no conceptual de la vacuidad.

Aquellos que ya han experimentado, incluso ligeramente, una cognición no conceptual de la vacuidad, han despojado a su mente de cierto nivel de actitudes perturbadoras. Así, están en menor peligro de ser incapaces de aplicar la concentración de largo alcance en la vida diaria debido a las perturbaciones emocionales.

Video: Dr. Alan Wallace — “La capacidad de atención y los niños de hoy”
Para activar los subtítulos, por favor selecciona el ícono “Subtítulos” que está en la esquina inferior derecha de la pantalla. Para cambiar el idioma, por favor selecciona el ícono “Configuración”, después selecciona “Subtítulos" y elige el idioma de tu preferencia. 

Divisiones según el tipo de concentración

Esta división se refiere a lo que tratamos de alcanzar conforme trabajamos para lograr la estabilidad mental de largo alcance. Nuestra concentración puede estar orientada hacia el logro de:

  • Shámata: un estado mental tranquilo y estable, totalmente libre de volatilidad y sopor, experimentado con un sentido vivificante y gozoso de aptitud de cuerpo y mente, que es capaz de permanecer enfocado en un estado positivo tanto tiempo como queramos. Se enfoca unipuntualmente en algún objeto con un estado mental constructivo, por ejemplo, en uno o más seres limitados, con compasión o simplemente con darse cuenta que discrimina, y con una detección burda de las características del objeto, tales como su impermanencia o su naturaleza de sufrimiento.
  • Vipáshyana: un estado mental excepcionalmente perceptivo, libre también de volatilidad y sopor, el cual se experimenta con un sentido vivificante y gozoso de aptitud, que es capaz de percibir, con un claro entendimiento, todos los detalles de cualquier objeto. Como la práctica de shámata, se enfoca unipuntualmente en algún objeto con un estado mental constructivo, como la compasión, pero con un discernimiento sutil de todos los detalles específicos del objeto, tales como los diferentes tipos de sufrimiento que los seres atraviesan.
  • Shámata y vipáshyana como un par unido: una vez que hemos logrado un estado total de shámata, entonces trabajamos para unirlo a un estado de vipáshyana. Un estado verdadero de vipáshyana sólo puede ser logrado sobre la base de haber alcanzado previamente shámata. El par unido entonces tiene ambos tipos de sensación vivificante y gozosa, un sentido de aptitud para ser capaces de permanecer enfocados en cualquier cosa que deseemos y percibir todos sus detalles, así como detección burda y sutil discernimiento de todos esos detalles.

Divisiones según la función realizada por la concentración

La estabilidad mental de largo alcance conlleva muchos resultados una vez que la hemos logrado. Se hace referencia a ellos como las funciones que dicha concentración realiza. La concentración funciona para:

  • Colocar a nuestro cuerpo y mente en un estado gozoso en esta vida: un estado en el cual experimentamos un sentido vivificante y gozoso de aptitud mental y física, y un sosiego temporal de nuestras emociones perturbadoras.
  • Proporcionar buenas cualidades: logros compartidos con aquellos que se esfuerzan por alcanzar sólo su propia liberación, tales como ojos extrasensoriales y un darse cuenta avanzado, poderes de emanación, estados superiores de estabilidad mental (los “diyanas") temporalmente libres de sentimientos mezclados con la confusión, y el agotamiento de las emociones perturbadoras.
  • Nos permite beneficiar a los seres que sufren: los once tipos de personas que es necesario ayudar, los cuales también se abordan con relación a las actitudes de largo alcance de la disciplina ética y la perseverancia.

Resumen

Quizás no siempre nos ha parecido evidente, pero necesitamos concentración para lograr incluso tareas pequeñas, como atarnos nuestros zapatos. La mayoría de nosotros somos capaces de concentrarnos en cosas mucho más complejas, y podemos perfeccionar estas habilidades para lograr nuestras metas espirituales. Unido con las otras actitudes de largo alcance y empoderados con el objetivo de la bodichita, nuestra estabilidad mental y concentración se vuelven de tan largo alcance que pueden conducirnos por todo el camino hasta la iluminación.

Top