Disciplina ética: Superar el karma

Cuando entendemos el karma como la compulsión que nos lleva a actuar, hablar y pensar de maneras incontrolables, nos damos cuenta de su papel como una fuente verdadera de nuestros sufrimientos y problemas. Actuar compulsivamente nos causa infelicidad, produce dificultades recurrentes en la vida e impide que seamos de la mejor ayuda a los demás. Para deshacernos de la compulsión del karma y los problemas que produce, necesitamos autodisciplina ética para abstenernos del comportamiento destructivo, para dejar de aferrarnos a fantasías sobre nosotros mismos y para soltar el interés egocéntrico.
Top