Cuidar a la bodichita

(1) Como descendiente de Los Victoriosos, al haberme asido firmemente de la bodichita de esta manera, me esforzaré para nunca trasgredir su entrenamiento, sin duda alguna.

(2) Para algo emprendido de repente, o algo que no examiné bien, aún si he hecho promesas al respecto, es apropiado examinarlo: “¿hacerlo o abandonarlo?”.

(3) Pero ¿cómo podría retirarme de aquello que los Budas y sus descendientes espirituales han examinado con gran darse cuenta que discrimina y que yo mismo también he examinado repetidamente?

(4) Si al haber prometido de esta manera, no lo llevo a cabo con mis acciones, entonces, al engañar a cada ser limitado, ¿qué será de mis estados de renacimiento?

(5) (El Buda) ha dicho que, si una vez que alguien ha decidido regalar algo, aunque sea lo más pequeño y trivial, después no lo hace (en realidad), se convertirá en un fantasma aferrado;

(6) Entonces, si engaño a todos los seres errantes, después de haberlos invitado sinceramente al gozo insuperable, ¿iré a un mejor estado de renacimiento?

(7) Y cómo funciona el karma para alguien que abandona la bodichita, pero alcanza la liberación, está más allá de cualquier pensamiento: solo el Omnisciente puede entenderlo.

(8) Para un bodisatva (sin embargo) esta es la más pesada entre (todas) las caídas; porque, si llegara a pasar algo así, afectaría el bienestar de todos los seres limitados. 

(9) Y si alguien más causara una obstrucción, por un solo instante, a sus acciones positivas, no habría final para sus peores estados de renacimiento, por haber afectado el bienestar de los seres limitados.

(10) Si el propio (estado de renacimiento) empeorará al destruir la alegría de incluso un solo ser limitado, ¿qué podría decirse de destruir la dicha de seres encarnados tan vastos como el espacio?

(11) Por lo tanto, alguien con la fuerza de una caída y la fuerza de (haber desarrollado) la bodichita (nuevamente), sigue rebotando de abajo a arriba en el samsara, por largo tiempo, obstaculizado para lograr cualquier nivel arya de la mente realizada. 

(12) Por lo tanto, con el mayor respeto, lo llevaré a cabo tal como lo he prometido, porque, si de hoy en adelante no me esfuerzo, vagaré de estados inferiores a más inferiores. 

(13) Incontables budas, que han ayudado a todos los seres limitados, se han ido ya. Sin embargo, debido a mis errores, yo no fui un objeto de su alivio.

(14) Y si siguiera actuando así, pasaría lo mismo, una y otra vez: peores estados de renacimiento, enfermedades, muerte, ser desmembrado y destrozado.

(15) Si el advenimiento de un Así Ido (Buda), y la obtención de la encarnación como un humano (con) la creencia en lo que es un hecho y los instintos constructivos apropiados, es algo tan excepcional, ¿cuándo los conseguiré (otra vez) de esta manera?

(16) Aunque en un día como hoy no estoy enfermo, tengo comida, y no tengo herida alguna, la vida es solo un momento y me decepcionará: el cuerpo es como algo en préstamo por un instante. 

(17) Y con mi comportamiento así, ni siquiera obtendré (otra vez) un cuerpo humano. Y si no obtengo (otro) cuerpo humano, solo tendré (mi) fuerza kármica negativa y nada constructivo.

(18) Si aun contando con la oportunidad de tener un comportamiento constructivo, no hago nada constructivo, entonces ¿qué rumbo llevaré cuando esté completamente apaleado por los sufrimientos en los peores estados de renacimiento?

(19) Si, al tiempo que no hago nada constructivo, continúo construyendo fuerzas kármicas negativas, entonces ni siquiera escucharé las palabras “mejor estado de renacimiento” durante cientos de millones de eones. 

(20) Solo por esto, el Maestro Vencedor ha dicho que un renacimiento humano es muy difícil de obtener, así como lo es para una tortuga meter su cuello por el agujero de un yugo que flota a la deriva en el vasto océano.

(21) Si por la fuerza negativa de cometer (un acto atroz) en un instante, tengo que pasar un eón en un reino sin dicha de sufrimiento constante, ¿qué se puede decir de no ir a uno de los mejores estados de renacimiento por la fuerza negativa que he acumulado en el samsara desde el tiempo sin principio?

(22) Pero al haber experimentado solo eso, no estaré libre aún, porque mientras lo experimento, generaré de forma prolífica aún más fuerzas negativas.

(23) Así que, si al haber encontrado un respiro como este, no hago del ser constructivo un hábito, no habría autoengaño mayor que eso; no habría nada más estúpido que eso.

(24) Si al haber entendido esto, sigo procrastinando estúpidamente en el futuro, entonces, cuando llegue la hora de (mi) muerte, me invadirá una enorme angustia.

(25) Entonces, si mi cuerpo ardiera por tanto tiempo en las llamas insoportables del reino sin gozo, no cabe duda de que mi mente sería torturada por las abrasadoras flamas de un intolerable arrepentimiento. 

(26) Al haber encontrado, de alguna manera, un renacimiento benéfico, tan difícil de encontrar, si (ahora), mientras soy capaz de discriminar, me arrastro, una vez más, a un reino sin gozo, 

(27) Sería como si no hubiera tenido una mente en esta oportunidad, como haber sido aturdido por el conjuro de un mantra. Si no sé qué es lo que me hace ser tan estúpido, bueno, ¿qué hay dentro de mi (cabeza)?

(28) Aunque enemigos tales como el enojo y el deseo vehemente, no tienen piernas ni brazos, ni son valientes ni sabios, ¿cómo es que me han hecho su esclavo?

(29) Mientras invaden mi mente a su antojo, alegremente me causan daño. Ser paciente y no enojarme con ellos es un lugar inapropiado y patético para tener paciencia.

(30) Si todos los dioses y antidioses se levantaran contra mí como mis enemigos, no podrían arrastrarme y alimentar conmigo las llamas del dolor implacable (de un reino sin gozo).

(31) Pero esos fuertes y poderosos enemigos, mis emociones perturbadoras, pueden en un momento arrojarme dentro de ellas, las cuales, al encontrarse, causarán que no permanezcan siquiera las cenizas del Rey de las Montañas. 

(32) Mis emociones perturbadoras son enemigos duraderos, sin principio ni fin. Ningún otro enemigo puede ser así, por tanto tiempo.

(33) Con todos (los demás), tener cercanía y servir (a ellos) amablemente trae beneficios y felicidad; pero tener cercanía con mis emociones perturbadoras (solo) me lastima con aún más dolor.

(34) Los viejos y persistentes enemigos como estos, son la única causa para que montañas de perjuicio se multipliquen incontrolablemente. ¿Cómo puedo estar alegre y no aterrado en el samsara, si albergo un lugar seguro (para ellos) en mi corazón?

(35) ¿Dónde puedo tener felicidad si, en una telaraña de apegos dentro de mi mente, acechan como guardias de mi prisión del samsara, convirtiéndose en mis asesinos y carniceros en reinos sin gozo y similares?

(36a) Por lo tanto, nunca abandonaré mis esfuerzos en esto, hasta que, directamente yo mismo, derrote definitivamente a estos enemigos. 

(36b) Al haber enfurecido hacia alguien que les ha causado daño ocasional y leve, aquellos con un orgullo pleno no dormirán hasta aplastar a ese (enemigo).

(37) Y si, mientras formados en el apogeo de la batalla contra aquellos con emociones perturbadoras, que sufrirán sus muertes naturales (de cualquier manera), aquellos obsesionados con aplastarlos vengativamente desdeñarán el dolor de ser golpeados por armas como flechas o lanzas, y nunca escaparán en la dirección opuesta hasta ver cumplidos sus objetivos;

(38) ¿Habría necesidad de mencionar que no debo desanimarme y procrastinar, aunque me cause cientos de sufrimientos, cuando ahora lucho por vencer definitivamente a mis enemigos naturales (mis emociones perturbadoras), que son la fuente continua de todos mis sufrimientos?

(39) Si heridas, sin propósito alguno, infligidas por enemigos, se exhiben como adornos en el cuerpo, ¿por qué entonces me molestan los sufrimientos, a mí que impecablemente lucho para realizar el Gran Propósito?

(40) Si pescadores, parias, campesinos y similares, por solo tener en mente su mera supervivencia, resisten sufrimientos tales como el calor y el frío, ¿por qué, personas como yo, no podemos ser pacientes por el bien de la felicidad de los seres errantes?

(41) Cuando prometí liberar de sus emociones perturbadoras a los seres errantes de las diez direcciones hasta los confines del espacio, yo mismo no me había liberado todavía de mis emociones perturbadoras,

(42) Y ni siquiera me había dado cuenta de la dimensión de mi (estar bajo su control); ¿no fue una locura el haber hablado (de esa manera)? Pero, como esto es así, nunca abandonaré la destrucción de mis emociones perturbadoras.

(43) Hacer esto será mi obsesión: ¡guardando rencor, las encontraré en la batalla! Emociones perturbadoras, en formas como estas, son exclusivamente para destruir a las emociones perturbadoras.

(44) Prefiero ser quemado hasta la muerte o ser decapitado: nunca, en circunstancia alguna, me rendiré ante el enemigo, (mis) emociones perturbadoras.

(45) Enemigos comunes, al ser expulsados de algún país, ocupan y se establecen en otras tierras, y al recuperar su fuerza, regresan una vez más; pero el camino de mi enemigo, mis emociones perturbadoras, no es similar en este aspecto.

(46) Patéticas emociones perturbadoras, cuando sean eliminadas por el ojo de la sabiduría y expulsadas de mi mente ¿a dónde irán? ¿En dónde vivirán para regresar a dañarme? Mentalmente débil, he caído en no hacer esfuerzo alguno.

 (47) Si las emociones perturbadoras no viven en objetos sensoriales, en redes de células sensoriales, en medio (de las dos) o en algún otro lugar, entonces ¿dónde pueden vivir para hostigar a todos los seres errantes (nuevamente)? Son como una ilusión, y por eso, me desharé del miedo en mi corazón y me dedicaré determinadamente a esforzarme por la sabiduría. ¿Por qué me he estado torturando, sin ninguna razón real, en reinos sin gozo y similares?

(48) Al haber pensado así con gran determinación, me esforzaré para actualizar el entrenamiento, tal como es explicado. Sin escuchar las instrucciones del médico, ¿cómo puede un paciente, con necesidad de cura, ser sanado por sus medicinas?

Top