Desarrollar la bodichita y ponerla en práctica

Amor

El amor es la actitud con la que deseas que todos sean felices, a eso se le llama amor. Todos deseamos ser felices, pero la mayoría de las personas realmente no saben cómo serlo y, por lo tanto, se involucran en situaciones difíciles, situaciones incontrolablemente recurrentes, que solo implican una gran cantidad de problemas, por lo que no tienen la felicidad que desean. Por lo tanto, es muy importante desarrollar el fuerte sentimiento y actitud de desear que otros sean felices. La forma en que nos entrenamos es que primero deseamos nosotros mismos ser felices, luego deseamos que nuestra madre sea feliz, nuestro padre; nos entrenamos más y más pensando en amigos, enemigos y luego deseando que todos sean felices. Esta es la forma en la que meditamos en el amor. 

Determinación excepcional

Luego, además, necesitamos desarrollar un sentido de responsabilidad universal con el que sentimos que tomamos responsabilidad: “Realmente voy a hacer algo para llevar felicidad a todos. Realmente voy a tratar de solucionar los problemas de todos, y a sacarlos de cualquier situación difícil en la que se encuentren”. Necesitamos este estado mental excepcionalmente fuerte, que se conoce como determinación excepcional; que te determinas a hacerlo por ti mismo. 

Bodichita

Aun si desarrollamos esta determinación excepcional con la que sentimos: “Voy a llevar felicidad a todos, voy a ayudar a eliminar los problemas de todos”, sin embargo, cuando nos examinamos a nosotros mismos, realmente no tenemos la habilidad para hacerlo. No podemos realmente llevar felicidad a todos. No podemos solucionar realmente los problemas de todos. Si preguntamos quién sí tiene la habilidad de hacer esto, es solo alguien que tiene plena claridad mental y que está completamente desarrollado, alguien que ha alcanzado su pleno potencial, es decir, un buda. Por lo tanto, si nosotros mismos alcanzamos el estado de un buda, entonces seremos plenamente capaces de ayudar a todos.

Esto es algo que realmente podemos alcanzar sobre la base de esta preciosa vida humana que tenemos. Realmente podemos convertirnos en un buda plenamente iluminado. Por lo tanto, la actitud con la que nos dedicamos plenamente a los demás y a alcanzar el estado de un buda para ser capaces de ayudar a todos, es lo que se conoce como el corazón dedicado de la bodichita. Una vez que realmente desarrollamos esta actitud de un corazón dedicado, deseando alcanzar la iluminación para el beneficio de todos, vienen grandes beneficios. 

Los beneficios de desarrollar la bodichita

Se dice que desarrollar este corazón dedicado, incluso por un momento, tiene beneficios más grandes que si ofreciéramos el mundo entero repleto de joyas, oro y diamantes al Buda. Si ofreciéramos simplemente una flor con un corazón dedicado, sintiendo que lo hacemos para alcanzar la iluminación, para ser capaces de beneficiar a todos, entonces, como lo estamos haciendo con la intención de que sea en beneficio de todos los seres, el potencial positivo acumulado por eso es proporcional a ese anhelo. Es igual en tamaño a todos los seres.

Reafirmar tu anhelo de la bodichita

Si cuando te despiertas en la mañana, antes que nada, sientes cuán afortunado eres de no haber muerto durante la noche, que te despertaste y aún estás vivo, y luego te dedicas, dedicas tu corazón, durante todo el día sintiendo que: “que cualquier tipo de cosas positivas que haga puedan ser por el beneficio de todos”, entonces, cualesquiera acciones positivas y cosas constructivas que hagas durante el día serán llevadas por la fuerza de esta energía positiva y tu dedicación de la mañana. Incluso si no tienes este pensamiento en otros momentos durante el día, aun así, todo tu día llevará esta gran energía positiva que desarrollaste con esta fuerte intención en la mañana. Por lo tanto, tener un corazón dedicado como tu motivación es extremadamente importante. 

Al final del día, deberías volver a revisar tu comportamiento, todo lo que has hecho durante el día, por ejemplo, si actuaste de forma muy positiva durante el día y fuiste constructivo, deberías sentirte muy feliz por ello. Entonces deberías dedicar el potencial que se ha acumulado por ello a tu logro de la iluminación y a tu habilidad para ayudar a todos. Deberías dedicar esta energía positiva al bienestar de todos los seres. Así, cuando te vayas a dormir, deberías, igualmente, establecer la fuerte intención: “Mañana también voy a actuar de una forma muy positiva, también voy a trabajar hacia la iluminación, voy a trabajar para ser capaz de ayudar a todos los seres”. Si te vas a dormir con esta actitud, nuevamente, la energía positiva continuará a lo largo de todo el periodo de sueño y eso también será algo positivo. 

Si dedicas todo el potencial positivo que has desarrollado como una raíz que madure en tu logro de la iluminación, entonces este potencial continuará fortaleciéndose hasta que realmente se alcance la iluminación. Será algo de larga duración, y no se terminará hasta que la meta a la que está dedicada, a saber, tu iluminación para ser capaz de ayudar a todos, haya sido alcanzada. Es importante dedicar tu potencial positivo de una forma de muy largo alcance.

Las dos etapas de la bodichita

El corazón dedicado de la bodichita realmente tiene dos niveles. Cuando simplemente deseas o aspiras alcanzar un estado de iluminación como un buda para ser capaz de ayudar a todos, esto se conoce como el corazón dedicado de aspiración. Hay un tipo de aspiración y un tipo comprometido de corazón dedicado. 

El tipo comprometido de corazón dedicado es el estado mental con el que sientes que no es suficiente simplemente aspirar a alcanzar la iluminación para ser capaz de beneficiar a todos, sino que tienes que involucrarte en todas las prácticas de un ser dedicado o bodisatva que realmente te llevarán a ese estado. Tu corazón está completamente involucrado en las prácticas para llevarte a la iluminación y la práctica que beneficiará a todos. Estas se resumen en lo que se conoce como las seis actitudes de largo alcance o perfecciones, y las cuatro formas de ser una influencia positiva en los demás. La actitud con la que deseas entrenarte a ti mismo en todas ellas se conoce como corazón dedicado involucrado o comprometido. 

Un ejemplo de entender la diferencia entre estos dos tipos de corazón sería, por ejemplo, si pensamos en ir a la India, el mero deseo de ir sería el corazón de aspiración. Pero no es suficiente con simplemente desearlo, querer ir a la India. Realmente tenemos que comprometernos en los diversos pasos para llegar ahí. Tenemos que conseguir una visa, tenemos que conseguir un boleto de avión, hacer la reservación y demás, y cuando nos involucramos en este proceso, esto es similar al corazón involucrado.

Generosidad

Para las formas en las que nos entrenamos en esta actitud, el primero paso es desarrollar una actitud generosa. La generosidad o actitud dadivosa es la actitud con la que deseas darle todo a los demás. Cualquier tipo de cosas que tenemos y disfrutamos esta vida, todas nuestras posesiones y demás, todas estas cosas son el resultado de la generosidad que hemos practicado en vidas previas. En general, hay muchos objetos a los que les podemos dar. Podemos ofrecer cosas generosamente a los budas y, de la misma manera, podemos ofrecer cosas a otros que están en necesidad; por ejemplo, a los enfermos, a los pobres, a los necesitados. Por ejemplo, podemos ofrecer algo que sea muy placentero a alguien que esté en una situación muy difícil o desagradable.  

Hay un ejemplo de una vida previa del Buda, en la que había una tigresa que estaba en una situación muy difícil con sus crías, y el Buda estaba dispuesto a dar su cuerpo para alimentar a la tigresa. Después de todo, el cuerpo es lo que más valoramos, y el Buda tuvo una actitud tan generosa que estaba dispuesto a ofrecerse como alimento a la tigresa. Este es un relato muy conocido.

Autodisciplina ética

La segunda actitud de largo alcance es mantener una estricta disciplina ética y esto se refiere a la disciplina de, por ejemplo, abstenerte de matar, tomar la vida de otras criaturas o seres, y abstenerte de actuar en cualquiera de las diez formas destructivas. De esto se trata la disciplina ética. Si no tienes ningún tipo de disciplina ética, entonces no hay forma de que puedas alcanzar un renacimiento como un ser humano o como un dios. Por lo tanto, es muy importante mantener una estricta autodisciplina ética si deseas continuar con un buen renacimiento. 

Si practicas le generosidad, pero no tienes ningún tipo de autodisciplina ética, entonces, el resultado de esto es un renacimiento que no será uno como ser humano, sino que renaceremos, por ejemplo, como un animal que tendrá una gran cantidad de posesiones materiales. De la actitud generosa obtenemos posesiones materiales, pero como no tuvimos autodisciplina, no tuvimos ética, entonces no renacemos como humano sino como animal, y hay muchos animales que acumulan muchas posesiones. 

Paciencia

Lo tercero es desarrollar paciencia y tolerancia como un hábito benéfico de la mente. Si no tenemos tolerancia y paciencia entonces nos enojaremos, y el hecho de que nos enojemos devasta completamente y destruye cualquier potencial y energía positiva que hayamos acumulado. Lo acumulamos, pero cuando nos enojamos se destruye completamente como, por ejemplo, cuando una película expuesta pasa por una máquina de rayos X en el aeropuerto, y borra la película. Una vez que te enojas, es muy difícil tranquilizarse de inmediato, pero debemos entrenarnos en todas las desventajas de enojarse y, de esta manera, nos protegeremos de perder el control.  

Hay algunos tipos de personas cuya tendencia es tal que, debido a instintos y hábitos previos que han acumulado en el pasado, tienen una fuerte tendencia a siempre estar infelices y miserables, siempre perder el control y estar enojados. Esto sí existe: hay personas enojadas que todo el tiempo pierden el control. Este tipo de cosas ocurren. Si surge esa situación en la que siempre estás enojado y frustrado en cierta situación, cuando te encuentres con esa persona u objeto o lo que sea que siempre te irrita, algunas veces puede ser muy útil dejar el lugar en el que estás y evitar lo que sea que siempre te hace enojar. De esta forma, al no entrar en contacto con la cosa que siempre te está haciendo enojar, esto puede ser muy útil para ayudarte a superar tan hostil temperamento.

De la misma forma, hay diversas causas que te hacen enojar y es mejor no pensar en ello. Es mejor no indagar y no siempre tratar de investigar las causas de tu enojo, sino que es mejor simplemente olvidarlas y no estar pensando en ellas. La razón para ello es que, cuando se tienen diversos tipos de aprendizaje, si no pensamos en ellos, se olvida lo que aprendimos; de igual manera, si no piensas en tu enojo, lo olvidarás. 

Si eres capaz de superar tu enojo de tal forma que nunca vuelvas a enojarte, que nunca pierdas los estribos en ninguna situación, entonces nos encontraremos con que todos nos querrán, nos admirarán y dirán: “Qué persona tan maravillosa, esta persona nunca pierde los estribos”. Si no conseguimos controlar nuestro enojo y siempre le damos rienda suelta, nos encontraremos con que nos enojamos hasta con lo más mínimo. Alguien nos dirá: “tienes una nariz graciosa” e inmediatamente explotaremos de enojo.  

Si nos enojamos, entonces no somos capaces de mantener ningún tipo de armonía o equilibrio con otros y entonces no seremos capaces de lograr nada de lo que queramos hacer. Si queremos lograr nuestros propósitos, necesitamos tener una relación armoniosa con los demás, misma que nunca tendremos si siempre estamos enojados con los demás. Si podemos tener armonía con los que trabajamos, seremos capaces de lograr grandes cosas. Si tenemos una relación armoniosa, seremos capaces de construir una poderosa fuerza de trabajo con otros. 

Perseverancia

La siguiente actitud de largo alcance es la de la perseverancia con entusiasmo positivo, que es el sentimiento de perseverancia, entusiasmo y felicidad en torno a hacer algo positivo. Si trabajas muy duro e inviertes mucho esfuerzo solo en asuntos mundanos ordinarios, eso no es entusiasmo positivo. Si inviertes una gran cantidad de trabajo y esfuerzo en asuntos y entrenamiento espiritual, eso es entusiasmo positivo.  

Lo opuesto de la perseverancia con entusiasmo positivo es lo que se conoce como pereza. Hay tres tipos diferentes de pereza. El primer tipo es la pereza que es un sentimiento de inadecuación. Por ejemplo, vemos estas maravillosas acciones que los seres dedicados, los bodisatvas, han llevado a cabo en términos de alimentar con su propio cuerpo a otros seres y demás, y nos sentimos totalmente inadecuados: “yo jamás podría hacer algo como eso”, y eso se conoce como sentimiento de inadecuación. Es un tipo de pereza, porque si nos entrenamos y practicamos, realmente podemos alcanzar el punto en el que hagamos tales cosas. 

Luego, el segundo tipo de pereza es la de darse por vencido; esto es cuando decides hacer algo positivo, trabajas como loco un par de semanas o meses y luego, cuando no alcanzas lo que deseabas, te das por vencido. Esta es una forma de pereza y es importante no tener esa actitud sino perseverar con esfuerzo estable y no darnos por vencidos.  

Luego, el siguiente tipo de pereza es la pereza de la procrastinación, siempre dejar las cosas para mañana. Sentimos: “Bueno, lo hará mañana o pasado mañana”, y constantemente lo dejamos para después. Esta es una actitud muy deficiente. Si una persona es floja, le costará mucho trabajo desarrollar buenas cualidades o aprender cualquier cosa o dominar algo. La pereza, por naturaleza, pareciera que no es una gran falla, pero en realidad es algo extremadamente negativo porque nos hace desperdiciar nuestra vida entera. Por lo tanto, es extremadamente importante desarrollar una actitud de entusiasmo. 

En el pasado, había un gran maestro llamado Dromtonpa, que era una emanación de   Chenrezig o Avalokiteshvara, y tenía un compromiso profundo con un maestro espiritual, a quien servía sinceramente, llamado Setonpa. La forma en que él practicaba es que se sentaba, suavizaba las pieles de cuero de su maestro con sus pies, batía la leche con sus manos y balanceaba su espalda hacia atrás y hacia adelante para hacer yogurt. Y luego colocaba sus libros a un lado para seguir estudiando mientras hacía todas estas actividades, y estudiaba de esta manera con gran entusiasmo y perseverancia. Pisaba las pieles de los animales para suavizarlas; si quieres suavizarlas tienes que subir y bajar sobre ellas. Cuando Atisha llegó al Tíbet y conoció a Dromtonpa, le preguntó qué había hecho en el pasado y Dromtonpa le explicó esto. Luego le dijo: “De todas las prácticas espirituales que hiciste, la más positiva es este tipo de acción, tu servicio”. 

Si eres muy capaz y competente, entonces podrás llevar a cabo muy bien tanto prácticas de tipo mundano como prácticas espirituales; pero si eres una persona incompetente, no serás capaz de realizar ninguna. Por lo tanto, estoy muy feliz de ver a personas como ustedes que durante el día tienen trabajos y durante la noche acuden a diversas enseñanzas y actividades espirituales. Ver esto es algo que me hace extremadamente feliz. 

Estabilidad mental

La siguiente actitud de largo alcance es tener estabilidad mental, constancia mental. Necesitamos desarrollar un estado mental que tenga concentración y estabilidad mental. Lo que se requiere es un cierto método para asentar a nuestra mente y esto se hace al enfocarse en un objeto de concentración. Cualquiera que sea el objeto que escojamos, hacemos una meditación de fijarse y enfocarse en ese objeto. Debemos escoger cuidadosamente el objeto y cualquiera que sea el que tengamos, no lo cambiamos, sino que tratamos de asentar a nuestra mente en un estado enfocado en ese objeto. Si practicamos correctamente, podemos obtener un estado mental serenamente tranquilo y estable (shámata) con total concentración dentro de seis meses.

Cuando empezamos a meditar o tratamos de desarrollar hábitos benéficos de la mente a través de aprender a concentrarnos, debemos tener sesiones muy cortas, pero frecuentes. Debemos tener, por ejemplo, algo como dieciocho sesiones cortas al día y entonces nuestra práctica irá bien. Hacemos todo tipo de prácticas de recitación de diversas deidades; tratamos de obtener visiones de ellas y actualizar a la deidad, pero no tenemos éxito; la razón por la que no tenemos éxito es porque no tenemos una mente tranquila y estable. No tenemos concentración. Nos sentamos y tratamos de recitar un rosario de OM MANI PADME HUM y, aunque nuestro cuerpo está ahí, en nuestra mente estamos completamente distraídos a lo largo de la recitación.

Había una persona que siempre olvidaba lo que estaba haciendo. Olvidaba todo de sus asuntos de negocios y, cuando eso pasaba, le decía a la gente: “Esperen un segundo, me sentaré, empezaré a decir mis plegarias y entonces lo recordaré”. Es importante ser muy fuertes y estar muy determinados de que vamos, por ejemplo, a recitar todo el rosario OM MANI PADME HUM y que durante todo ese tiempo no vamos a permitir que nuestra mente divague en absoluto; si podemos hacer esto, obtendremos muchos beneficios de esta práctica.

Si podemos desarrollar un estado mental serenamente tranquilo y estable, en cualquier cosa positiva en la que deseemos invertir nuestra energía, inmediatamente seremos capaces de enviar a nuestra mente en esa dirección positiva. Si podemos desarrollar un estado mental tranquilo y estable, es sobre esta base que podremos desarrollar percepción extrasensorial. No seremos capaces de tener ningún tipo de logro a menos que tengamos una mente tranquila y estable. 

Si pueden desarrollar un estado mental tranquilo y estable, es como tener un gran avión a nuestra disposición. Cualquier cosa positiva que queramos indicarle a nuestra mente que haga, inmediatamente la hará con gran fuerza y energía, y siempre que quieras tranquilizar tu mente y energía, tu mente simplemente permanecerá ahí y será inamovible. 

Aun si desarrollamos un estado mental tranquilo y estable, eso por sí solo no es suficiente. Además, también necesitamos desarrollar un estado mental excepcionalmente perceptivo, la mente de vipáshana, porque nuestra mente tiene que ser tanto tranquila y estable como excepcionalmente perceptiva y dirigida hacia la realidad.  

Darse cuenta que discrimina

Es necesario desarrollar darse cuenta que discrimina, con el que entendemos la realidad, la vacuidad, la ausencia de todas las formas fantasiosas de existencia, lo cual nos lleva a la sexta actitud de largo alcance del darse cuenta que discrimina o sabiduría. Este darse cuenta que discrimina es el darse cuenta con el que entendemos que no hay tal cosa como una verdadera identidad para nosotros mismos ni para nadie. 

Cuando se hace este tipo de afirmación, debemos entender que lo que se está negando es una cosa fantasiosa, a saber, que las personas o nosotros mismos tenemos una identidad verdaderamente encontrable; pero eso no está negando que existan las personas, o que haya un yo en general. Solo está negando que exista una identidad concreta que pueda verdaderamente encontrarse.

Es muy importante tratar de diferenciar correctamente dos tipos de “yo”; aparecen dos tipos de “yo” o de “sí mismo”. Está el yo que es simplemente el yo ordinario convencional y está el yo que es completamente fantasioso y debe ser refutado; y si no diferenciamos entre estos dos cuidadosamente, nos meteremos en muchos problemas.

Este yo convencional es el yo que solo va y viene. Yo como, yo camino, yo hago cosas negativas, y luego yo experimento problemas por ello. Yo hago cosas positivas y yo experimento felicidad. Es simplemente este “yo” normal. Es un yo convencional. Pero además hay un “yo” fantasioso, que es un “yo” que existe de forma concreta desde su propio lado. No existe meramente como lo que puede imputarse sobre los factores agregados de nuestra experiencia, sino que pareciera existir allá afuera por sí mismo, completamente independiente de todo lo demás. Eso es algo que es una completa fantasía y debe ser refutado; pero no el “yo” ordinario convencional de “yo camino y yo hago cosas”.

Por lo tanto, sobre la base de esta preciosa vida humana que tenemos, deberíamos tratar de desarrollar este darse cuenta que discrimina con el que entendemos que no hay tal cosa como una identidad verdaderamente encontrable ni nada por el estilo. De la misma forma, deberíamos tratar de desarrollar, además, el corazón dedicado de la bodichita, con el que estamos plenamente dedicados a los demás, a alcanzar la iluminación y tener un corazón cálido y amable hacia los demás. Deberíamos tratar de hacer estas cosas sobre la base de nuestra preciosa vida humana.  

Si tenemos este darse cuenta que discrimina con el que entendemos la vacuidad, la total ausencia de todas las formas de existencia fantasiosas, entonces podemos eliminar todos nuestros problemas y obtener un estado de liberación de todas las dificultades. Pero, si además de esto, tenemos un corazón que está totalmente dedicado a todos y a alcanzar un estado de total claridad mental y pleno desarrollo dedicado a alcanzar el estado de un buda, entonces realmente seremos capaces de alcanzar un estado de buda. Al haber alcanzado una preciosa vida humana, deberíamos esforzarnos al máximo para practicar estas dos cosas.

Consejo final

Si simplemente usamos nuestra vida para perseguir cosas materiales y constantemente estamos detrás de más y más posesiones materiales en la vida, nunca sentiremos que tenemos suficiente y siempre nos sentiremos insatisfechos. Por lo tanto, es muy importante desarrollar una actitud con la que nos sintamos satisfechos con lo que tenemos, y no estemos siempre buscando más y más sin final. Deberíamos saber cuándo es suficiente. Si no tenemos ningún concepto o sentimiento de cuándo ya es suficiente, entonces, aunque tuviéramos todas las posesiones y la riqueza del mundo entero aún sentiríamos que no es suficiente y querríamos más. 

Si hay algún tipo de comida que nos parezca extremadamente deliciosa y que nos guste mucho, pero no tenemos idea de cuándo es suficiente, si comemos demasiado de ella, nos enfermaremos y vomitaremos. Tenemos que aprender a tener cierta satisfacción, a sentirnos satisfechos, a saber cuándo es suficiente, y tener pensamientos para ayudar a otros y nunca lastimar a nadie, tratar de practicar de la mejor forma posible el tener un corazón amable y cálido y decir el mantra OM MANI PADME HUM. Practicar de esta forma hará que nuestra vida sea muy significativa. No desperdicien su vida solo involucrados en tratar de lograr cosas triviales, sino traten de lograr algo grandioso. 

Trabajen para producir beneficios en todas sus vidas futuras. Realmente, el punto esencial de la práctica es siempre tener un corazón cálido y amable; siempre sentirnos felices con otros. Siempre que nos encontremos con alguien, sentirnos felices y complacidos y siempre ser amables; este es realmente el punto central. Nunca tener ningún tipo de sentimientos o pensamientos con los que desearíamos lastimar a otros. Deshacernos de todos los pensamientos dañinos y desarrollar pensamientos de amabilidad y desear ayudar a otros, estos son los puntos principales de la práctica.  

Si trabajamos así por los demás y llevamos a los demás a un gran estado, encontrarás que tú mismo alcanzarás la iluminación. Tú mismo te convertirás primero en un buda. Por ejemplo, si te entrenas para tener todas las buenas cualidades y te vuelves muy educado y erudito, entonces tú mismo te convertirás primero en un gran oficial. Habiendo alcanzado esa posición poderosa e influyente, entonces serás capaz de ayudar a otros efectivamente. Por lo tanto, es importante tomar este corazón dedicado con el que te dedicas a ayudar a otros y a alcanzar tus plenos potenciales para poder hacerlo, tomar este tipo de dedicación como tu práctica básica. Si cada día pudieras renovar constantemente tu dedicación, siempre volver a dedicar tu corazón una y otra vez a los demás, una y otra vez para alcanzar tu pleno potencial, una y otra vez desear que todos los demás se liberen de sus problemas y sean felices, entonces esto será extremadamente benéfico. 

Cuando escuchemos hablar de estas diversas instrucciones acerca del amor y el corazón dedicado, debemos tomarlas como un consejo personal y como algo que debemos intentar desarrollar ahora mismo. No deberíamos pensar en eso como algo que practicaremos en algún momento del lejano futuro, o como algo muy avanzado a lo que nunca podremos llegar. Por ejemplo, cuando vamos por primera vez a la escuela, inmediatamente desde que llegamos nos gustaría aprender cómo escribir el alfabeto, empezar con la letra A. A partir de ahí, avanzamos; por lo tanto, como en ese mismo ejemplo, deberíamos empezar desde el principio a dedicar nuestro corazón a los demás y alcanzar nuestros plenos potenciales. Si dedicamos nuestro corazón una y otra vez de esta forma, lo desarrollamos como un hábito benéfico de la mente y surgirá de forma natural, de tal forma que este corazón dedicado será algo muy estable dentro de nosotros. Por lo tanto, deben tratar de practicar cambiar sus actitudes con respecto al yo y a los demás.  

Top