Entrenamiento mental en la vida diaria: Nada de especial

Todos tenemos ese sentido innato del “yo,” el centro del universo que se levanta por la mañana y se acuesta por la noche y que experimenta una gran variedad de emociones durante ese intervalo de tiempo. Este “yo” siempre está buscando la felicidad y la evasión a los problemas, pero la vida nunca nos va como nos gustaría. Al reconsiderar este “yo” y su relación con los “demás”, podemos aprender a convertirnos en personas mucho más abiertas, relajadas, e incluso felices ante la llegada de las dificultades.
Top